Despliega el menú
Zaragoza

Los zaragozanos podrían encontrarse con tres recibos del impuesto de aguas en apenas 14 meses

La DGA, que ayer giró la primera factura, culpa al Ayuntamiento por no pasar los ficheros a tiempo. En la capital se recaudarán 10,16 millones y cada requerimiento de pago rondará los 45 euros.

La depuradora de Utebo ya funciona a pleno rendimiendo.
La depuradora de Utebo ya funciona a pleno rendimiendo.
Francisco Jiménez

Cerca de 100.000 recibos del Impuesto de Contaminación de Aguas (ICA) aguardan ya en los buzones de los zaragozanos residentes en La Paz, Las Fuentes, Torrero y Venecia. Pero, ojo, porque esas facturas son las correspondientes a los consumos de 2016 y aún falta que el Gobierno de Aragón gire los requerimientos de cobro de 2017, cosa que tiene previsto hacer en el primer semestre de 2018 para que no se solapen con las facturas propias de ese ejercicio que se enviarán a finales de año. Total, en apenas catorce meses a los zaragozanos se les pueden acumular tres recibos del ICA que, de media, supone un gasto de unos 45 euros por familia.

"Los ciudadanos no son culpables. El problema ha sido el retraso del Ayuntamiento al facilitar los datos del padrón", decía ayer el consejero de Desarrollo Rural, Joaquín Olona, que aseguraba que el Ejecutivo autonómico trataría de no derivar a los zaragozanos el perjuicio que supone el retraso en el cobro del impuesto.

No obstante, hay una serie de distritos –La Almozara, la margen izquierda o el Casco, por ejemplo– en los que los recibos del ICA no se enviarán hasta enero de 2018, por lo que es seguro que el próximo año se encontrarán con, al menos, dos facturas en el buzón con un desfase mínimo de cuatro meses entre sí. La directora del Instituto Aragonés del Agua, Inés Torralba, aseguró que "la presión fiscal para los zaragozanos no será mayor que la del resto de aragoneses", dado que "se paga por metro cúbico lo mismo en Zaragoza que en Alcañiz, Huesca o Teruel".

El consejero insistió ayer en que se trata de un impuesto "solidario y de naturaleza ecológica" (el anteriormente llamado canon de saneamiento), que todos municipios de Aragón pagan desde 2002. Por ello, no ve razonable "la campaña en contra, agresiva y con argumentos para confundir a la opinión pública puesta en marcha por el Ayuntamiento de Zaragoza". Según Olona, la capital ha vivido 14 años de "excepcionalidad" con lo que –calcula– se ha ahorrado 444 millones, mientras que el resto de municipios aragoneses han llegado a pagar 365 millones. "Consideramos que con esos 14 años de exención ha quedado compensado el pago que los zaragozanos hicieron de su saneamiento", argumentó Olona. "Sería injusto e insolidario que los zaragozanos no cumplieran con el ciclo del agua –continuó el consejero–, porque no es un impuesto para pagar la depuradora de mi pueblo", algo que, si así fuera, "llevaría a la inviabilidad" a los municipios.

El Gobierno de Aragón recaudará este año 63 millones con este impuesto, de los que 10,16 procederán de los vecinos de Zaragoza. Los pagos están bonificados con el 70% (el año que viene será el 60%) y los beneficiarios del Ingreso Aragonés de Inserción (IAI) no tendrán que abonar nada.

Debate en las Cortes

El controvertido impuesto será objeto de debate en el pleno de las Cortes del próximo viernes en el que la portavoz de IU, Patricia Luquin, pedirá explicaciones al presidente Lambán, quien en el debate sobre el estado de la Comunidad se mostró dispuesto a replantear el tributo. También el grupo parlamentario de Podemos se mostró ayer en contra que el ICA, que "nació para ocultar el despropósito y el despilfarro que está suponiendo para la Comunidad el fallido plan de saneamiento", en voz de la diputada Marta de Santos. La Red de Agua Pública ha convocado hoy a los medios para evidenciar su rechazo, mientras las asociaciones de consumidores auguran un aluvión de reclamaciones.

Etiquetas
Comentarios