Zaragoza

María Luisa Naudín: "Las personas están por encima de los partidos"

Ocupa la alcaldía de Sierra de Luna por el PAR desde el año 2011. Desde las elecciones de 2015 gobierna sin oposición y su equipo está integrado por los siete concejales.

Naudín, junto a un cartel informativo de esta localidad de la comarca de las Cinco Villas.
María Luisa Naudín: "Las personas están por encima de los partidos"
Noeli Barceló

¿Qué le debe Sierra de Luna al compositor Francisco de Val?

Mucho. Somos un pueblo muy pequeño y si no fuera por la canción que él escribió no nos conocería nadie. No se llama ‘El Ebro guarda silencio’, sino ‘Sierra de Luna’. Y la estrofa dice: "El trigo de Cinco Villas viene de Sierra de Luna". Francisco de Val nació en Villafeliche pero pasó muchos años aquí trabajando como herrador, pero realmente se le conoce por su faceta como compositor y músico.

La cantante Rosita Ferrer hizo famosa la canción.

En 1958, el propio Francisco de Val hizo entrega a Rosita Ferrer de este pasodoble que la lanzó a la fama. 50 años después, el 26 de abril de 2008, hicimos un homenaje a la artista por llevar nuestro nombre por todo el mundo.

También le dedicaron un parque.

Cuando la llamamos y le preguntamos si quería venir a Sierra de Luna dijo: "Madre mía, si la espina que yo llevaba siempre clavada era no conocer el pueblo que mencionaba la canción que me hizo famosa". Le hizo mucha ilusión venir. Además de Rosita Ferrer, muchos cantantes han incluido el pasodoble en su repertorio.

Primero hicieron el gigante de Francisco de Val, después otro para Corita Viamonte.

Corita canta este pasodoble en todos los lugares donde va. Y es de bien nacidos ser agradecidos. Así que decidimos dedicarle un gigante. El primero fue a Francisco de Val. La asociación de mujeres pensamos que necesitaba una pareja y nos animamos. ¿Quién mejor que Corita para ser su pareja? Contamos con una profesora de Ejea, Concha Asín, para dirigir el trabajo.

Ahora las estrofas del pasodoble están colocadas en lugares estratégicos de la población.

La primera estrofa, la del Ebro guarda silencio, está en la puerta de la iglesia. En el Arrabal tenemos la del carretero del Rabal. En el parque de abajo, junto a la carretera de Zaragoza, está la última estrofa, la del perro del carretero que va a Zaragoza. En la puerta del bar hemos puesto la de con aire del Moncayo.

¿Llegan muchos visitantes para ver las icnitas?

Un pastor de Las Pedrosas fue quien las localizó en 2004. Es un yacimiento paleontológico importante porque es de los pocos que se conservan en España y Europa con huellas de mamíferos de la era Terciaria y por lo tanto tienen más de 20 millones de años. Han venido visitantes para ver las huellas. Hay más de 100, pero no son muy conocidas. El yacimiento está a tres kilómetros del casco urbano y el Ayuntamiento arregló los caminos para subir.

¿Cómo se gobierna sin oposición?

Sierra de Luna ha sido siempre de centro, un pueblo en el que no ha habido confrontación entre derecha o izquierda. Las personas están siempre por encima de la política y los partidos. Pero en el Ayuntamiento hay discrepancias aunque todos seamos del mismo partido. La mayor parte son jóvenes y a veces me llevan la contraria, pero yo soy más moderna que ellos.

¿Cuál es el principal de los problemas en Sierra de Luna?

La pérdida de población es lo que más nos preocupa. Tenemos 260 habitantes. Sierra de Luna es un pueblo con mucha vida. Hay un gran movimiento económico en la cooperativa. Desconocemos el remedio. Pensamos en construir granjas de porcino, crear empleo, y hay bastante gente trabajando, pero eso no ha hecho aumentar la población.

A pesar de estar situados a 50 kilómetros de Zaragoza.

Y, además, tenemos una buena carretera. Eso hace que la gente venga pero también que lleguen a trabajar por la mañana y se vayan por la tarde.

Tienen un polígono industrial y generan empleo.

El Ayuntamiento tuvo la iniciativa de construir unas naves y las ha ido vendiendo. La cooperativa ha ido construyendo. Ha sido la iniciativa local la que lo ha hecho crecer.

¿Cuáles son sus proyectos?

En realidad, no nos hacen falta grandes cosas, pero siempre hay proyectos. El año pasado compramos una bodega y un huerto con el objetivo de trazar una calle desde la cooperativa hasta el pueblo. De esta manera evitamos el peligro de que la gente salga a la carretera. El Ayuntamiento ha ido comprando el suelo alrededor del casco urbano, para evitar la especulación. Eso permitió construir viviendas. Vamos a ampliar el polígono industrial con la urbanización de una nueva parcela.

¿Siguen acondicionando el Ayuntamiento?

Sí. Tenemos un salón en el Ayuntamiento nuevo que no se utilizaba, porque la asociación de mujeres estaba en el consistorio viejo. Se van a trasladar y se dispondrá de un local acondicionado. Es un edificio al que estamos sacando mucho partido.

¿Como ven la instalación de tres parques eólicos?

Van a ser una fuente de ingresos, pero desde el Ayuntamiento pedimos que se compense la afectación en la propiedad de los vecinos de forma justa y proporcionada.

¿Les preocupa la situación de la cubierta de la iglesia?

Sí. Hace ya años que estamos preocupados y que planteamos la necesidad de arreglarla. Si nuestros antepasados la pudieron levantar, sería una pena que a nosotros se nos hundiera el tejado. Hay goteras y filtraciones de lluvia pero solamente la instalación de los andamios ya vale tanto como reparar la cubierta.

¿Qué tiene el aceite de Sierra de Luna para ser tan apreciado?

Nuestro aceite no se puede comparar con ningún otro. Hasta ahora cuando se acababa la cosecha de los agricultores no nos llegaba para atender la demanda. Ahora, con la producción de la nueva finca de Campo Redondo, jamás faltará el aceite. Solo se hace virgen extra y con la marca Sierra de Luna. También tenemos vino, pero ya van quedando menos viñas.

Etiquetas
Comentarios