Despliega el menú
Zaragoza

Freixenet contempla Zaragoza como una de las opciones más firmes para un cambio de sede

El presidente ejecutivo tiene bodega propia en Carineña, pero Valencia es una candidatura con muchas posibilidades.

La sede actual de Freixenet, en Sant Sadurni d'Anoia.
La sede actual de Freixenet, en Sant Sadurni d'Anoia.
EFE/ Susanna Sáez

En los últimos días, numerosas empresas con sede social en Cataluña han materializado su salida de la comunidad autónoma ante la grave incertidumbre generada tras el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre y la sombra de una posible declaración unilateral de independencia la próxima semana. Entre las compañías que ya han salido de territorio catalán se encuentran Caixabank, el Banco Sabadell, Gas Natural, MGS Seguros o Proclinic Expert. Estas dos últimas empresas han optado por Zaragoza para establecerse.

Esta fuga de grupos empresariales no se limita a las ya citadas: otras están planteándose estos días si establecen sus sedes fuera de territorio catalán. Una de ellas es Freixenet, el mayor productor de espumosos del mundo y sin duda uno de los buques insignia de la marca Cataluña.

El presidente de Freixenet, José Luis Bonet, que actualmente también preside la Cámara de Comercio de España, anunció el pasado jueves su intención de proponer ante el consejo de administración de la compañía un cambio de sede social. "No depende de mí, depende del consejo, pero desde luego yo lo propondré", afirmó Bonet en Radio Nacional.

La sede actual de Freixenet está situada en el municipio barcelonés de Sant Sadurni d'Anoia. Hasta hoy, no ha trascendido ninguna convocatoria del consejo ni se barajan de forma oficial ciudades para fijar la nueva sede social de la empresa en caso de que fuera aprobada, pero en este escenario cobran fuerza varios nombres, entre los que destaca Zaragoza.

La alternativa zaragozana cimenta sus posibilidades en Enrique Hevia, que es el hombre fuerte de la compañía desde el pasado mes de enero, cuando fue nombrado presidente de la comisión directiva ejecutiva de la empresa. Hevia mantiene estrechos lazos con Aragón: a menudo viaja a Zaragoza para disfrutar de una de sus aficiones, el golf, y es el propietario de la Bodega Dominio de Longaz, situada en Cariñena, y cuyos vinos son distribuidos por Freixenet.

También mantiene una estrecha relación con la capital aragonesa Pedro Bonet, que es uno de los hermanos del presidente de la compañía. Estas circunstancias convierten a Zaragoza en una firme alternativa a acoger la sede social de Freixenet, en el caso de que el traslado sea valorado y respaldado por el consejo de administración.

Imagen de la Bodega Dominio de Longaz, en Cariñena, propiedad de Enrique Hevia.

Imagen de la Bodega Dominio de Longaz, propiedad de Enrique Hevia y situada en Cariñena. | Aránzazu Navarro

Otras alternativas

En la nómina de ciudades alternativas a la sede de Sant Sadurni d'Anoia habría que tener también en cuenta a Valencia, porque Freixenet ya produce caldos en esta comunidad autónoma. El grupo también tiene viñedos en las Rías Baixas, la ribera del Duero y La Rioja alavesa, que se presentan como otras posibles opciones, aunque tienen menos fuerza debido a su ubicación geográfica.

En la actualidad, Freixenet tiene 24 bodegas en nueve países y una facturación anual que supera los 500 millones de euros. La empresa supera ampliamente el centenar de años de historia, ya que fue fundada a finales del siglo XIX por dos familias catalanas: los Ferrer y los Salas.

Etiquetas
Comentarios