Despliega el menú
Zaragoza

Gastronomía

¿Deben informar de los precios las casas regionales y otros puestos ambulantes?

La Unión de Consumidores de Aragón critica que "muchos establecimientos disparan las tarifas" con motivo de las fiestas del Pilar.

"Por un bocadillo y una cerveza me han cobrado 20 euros". Esta es una de las quejas más frecuentes que se recogen, con motivo de las Fiestas del Pilar, en la Unión de Consumidores de Aragón (UCA), organización que cada año recibe decenas de reclamaciones de usuarios que acuden a informarse después de haberse llevado un buen susto al pedir la cuenta en Pilares.

¿Las razones principales? La picaresca y la subida de precios que acometen algunos establecimientos que ni siquiera informan debidamente de estos, incumpliendo así la normativa de publicidad. Esta situación se produce de forma especialmente llamativa en la llamada 'muestra aragonesa' del paseo de Echegaray y en las casas regionales de la plaza de Aragón, donde según indican desde la UCA, los precios no siempre son de fácil acceso para el consumidor. "No entendemos por qué en fiestas las cosas tienen que ser más caras, pero a este respecto los comercios son libres y pueden hacer lo que quieran. Lo que sí conviene recordar es que tanto los establecimientos comerciales y hosteleros como los puestos de venta ambulante están obligados a tener expuestos en lugares visibles al público y de manera legible los precios de los productos, y esto no siempre sucede”, asegura José Ángel Oliván, secretario general de la UCA en Aragón, quien pone como ejemplo cómo algunos puestos ambulantes esconden los carteles de precios u ocultan algunos de ellos.

Precisamente a este respecto emitía un tuit el pasado lunes la Federación de Empresarios de Hostelería de Zaragoza (Horeca), que con motivo de la llegada de las fiestas del Pilar ha mostrado también su indignación a este respecto. En un informe remitido al Ayuntamiento y a la DGA, al cual ha tenido acceso HERALDO.es, los hosteleros de la capital aragonesa van un paso más allá y denuncian la "mala imagen de la gastronomía de Zaragoza" que determinados puestos de comida ambulante ofrecen al turista al incumplir los requisitos sanitarios establecidos en la normativa vigente. "Año tras año, la mayoría de chiringuitos que se instalan en la mal llamada 'muestra aragonesa' de Echegaray ni entregan facturas válidas, ni informan de precios hasta que la comida está ya en la mesa; no hay carteles de publicidad de ningún tipo y para colmo tampoco se cumplen los requisitos sanitarios porque la comida está expuesta al sol, en contacto con el aire, etc.", critica José Luis Yzuel, presidente de la Federación de Empresarios de Hoteles y Restaurantes de Zaragoza, quien añade que "no hay ninguna voluntad política" de que se aplique la ley, a pesar de las normativas municipales que prohíben estas prácticas. "No puede ser que el establecimiento permanente sea continuamente vigilado por la Administración, y con todos estos puestos que son algo temporal, poco menos que se hace la vista gorda", lamenta.

Para evitar sorpresas, desde la Unión de Consumidores instan a la ciudadanía a preguntar e informarse bien de los precios (siempre que no estén indicados), teniendo en cuenta que "se disparan" con motivo de las fiestas, y aconsejan asimismo, "en lugar de montar una gresca", solicitar una hoja de reclamaciones cuando se detecte la más mínima deficiencia. "Todos los establecimientos comerciales deben disponer de ellas, y si no las facilitan, el cliente puede llamar a la Policía Local, que debe estar atenta a estas irregularidades para defender los derechos de los consumidores y levantar acta de lo que se esté cometiendo", sentencian.

Etiquetas
Comentarios