Despliega el menú
Zaragoza

La empresa encargada de las butacas en el Principal puede ser sancionada por el retraso en los plazos

La colocación del mobiliario tendría que haber finalizado la semana pasada.

Dos trabajadores de la empresa zaragozana Gil Stauffer retiran la primera fila de butacas y la preparan para su almacenaje.
Dos trabajadores de la empresa zaragozana Gil Stauffer retiran la primera fila de butacas y la preparan para su almacenaje.
Oliver Duch

El consejero de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha propuesto sancionar a la empresa encargada de la colocación de las butacas del Teatro Principal por el retraso en su instalación, una decisión que deberá tomar el Patronato Municipal de Artes Escénicas y de la Imagen en su próxima junta.

Fuentes municipales indican que la empresa adjudicataria, Figueras Seating Solutions, tendría que haber finalizado la colocación del mobiliario la semana pasada, pero los trabajos estarán acabados para el arranque de la temporada teatral el próximo 28 de septiembre, dos semanas más tarde de lo establecido en el contrato.

La empresa, que comunicó al Ayuntamiento de Zaragoza el retraso el 12 de septiembre, ha aducido problemas con terceros.

Fue entonces cuando Rivarés trasladó esta situación a los Servicios Jurídicos para que determinaran cómo proceder y dar traslado de los hechos a la Junta del Patronato de Artes Escénicas y de la Imagen.

La Junta del Patronato se reunirá el próximo jueves y en ella el consejero propondrá sancionar a la empresa por incumplimiento en el plazo de entrega fijado en el contrato por el que le fue adjudicado el suministro e instalación de las butacas el pasado mes de junio.

Las nuevas butacas llegarán el sábado al Teatro Principal para su instalación.

Las antiguas, que databan de 1940 y fueron realizadas por el taller de Loscertales, se retiraron en julio.

Esta temporada la platea del Teatro Principal tendrá 362 nuevos asientos "más cómodos y modernos, adaptados a la estética del teatro pero ajustados también a la normativa vigente para este tipo de equipamientos, que exige tener en cuenta, entre otras cuestiones, la reserva de plazas para personas con movilidad reducida".

Las antiguas butacas, propiedad del Ayuntamiento, permanecen almacenadas hasta que se tasen.

El consistorio conservará en propiedad algunas de ellas como parte del patrimonio cultural mueble municipal y enajenará mediante subasta pública el resto, tal y como establece la ley de Administración Local de Aragón.

Etiquetas
Comentarios