Despliega el menú
Zaragoza

Cinco acusados por la muerte de la vecina embestida por un novillo fugado en Tauste

La Fiscalía pide cárcel para los ganaderos, los promotores del festejo y el operario que manejaba las reses en el camión por su "absoluta dejación de funciones". La mujer, de 50 años y con síndrome de Down, fue cogida en el patio de su casa.

Una fuga de 2,4 kilómetros
Una fuga de 2,4 kilómetros
Víctor Meneses

La muerte de una vecina de Tauste que fue embestida por un novillo de 400 kilos en el patio de su casa el 4 de mayo de 2014 va a llevar al banquillo de los acusados a cinco personas, para las que se piden penas de un año de prisión por un presunto delito de homicidio imprudente. Para la Fiscalía, el suceso podría haberse evitado y fue consecuencia de un "absoluto descontrol y desorganización" en la carga y descarga del animal, que se escapó del camión durante la celebración de un desafío ganadero en la plaza portátil y recorrió 2,4 kilómetros por las calles del pueblo sembrando el pánico.

Como responsables del fallecimiento de Marisa Latorre, de 50 años y con síndrome de Down, la acusación pública señala a los ganaderos José María A. G. y Alberto V. P., a los promotores y organizadores del espectáculo, Antonio A. R. y Francisco Javier R. S., así como al operario David A. C., que se encontraba encima del vehículo abriendo y cerrando las puertas por las que pasan las reses. Todos ellos han sido citados para el juicio que se celebrará a finales de enero de 2018 en la Ciudad de la Justicia de Zaragoza, en el que tendrán oportunidad de dar su versión de lo ocurrido.

No era la primera vez que durante las fiestas de Tauste un astado conseguía escapar por las calles del pueblo. Pero aquel día el animal no se fugó hacia los campos, que suele ser lo habitual, puesto que el ruedo portátil se instala en las afueras, sino que enfiló la Vía Perimetral en dirección hacia el casco histórico. Afortunadamente, pese a ser las 19.15, el novillo no se encontró a casi nadie en su camino. Sin embargo, al llegar al callizo Neverías, vio a un grupo de personas –la víctima y sus padres– en la puerta de una casa y arremetió contra ellas.

La inesperada presencia del astado sobresaltó a la familia, que rápidamente buscó refugio en el patio de su vivienda. Pero el primero fue tras ellos y logró embestir y cornear tanto a Marisa Latorre como a su padre. Por suerte, la madre logró ponerse a salvo parapetándote tras una mesa, donde permaneció durante bastante tiempo sin poder hacer nada por su hija y su marido.

Como recuerda la Fiscalía en su escrito de acusación, el hombre resultó lesionado, pero no tardó en recuperarse. Con quien verdaderamente se enceló el novillo fue con su hija, provocándole graves lesiones que obligaron a trasladarla de urgencia al Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, donde falleció seis días mas tarde. En principio, tan solo se le apreciaron fracturas en dos costillas y la nariz, pero la cogida había sido mucho más grave.

No se cerró el pestillo

El desafío ganadero era organizado por la empresa Tauro Fiesta, de la que son socios los encausados Antonio A. R. y Francisco Javier R. S., y a la que había contratado previamente el Ayuntamiento de Tauste. Los astados pertenecían a la ganadería La Rebomba, propiedad de los también ahora acusados José María A. G. y Alberto V. P. Antes de que se produjera la fuga del novillo, cinco reses habían saltado al ruedo sin ningún problema. Sin embargo, como recuerda la Fiscalía a la hora de presentar cargos contra los investigados, fue al recoger al sexto animal en el camión cuando se produjo la fuga. Según el ministerio público, esta fue posible porque "no se cerró el pestillo de la tajadera que cerraba la parte exterior de la jaula en la que estaba, por lo que el animal acabó levantándola, saliéndose del interior y escapándose".

La Fiscalía entiende que los acusados generaron un riesgo "previsible y evitable" al no verificar que los medios eran los adecuados para cerrar la jaula sin posibilidad de que fuera abierta por las "previsibles" embestidas del animal. "El absoluto descontrol y desorganización en la carga y descarga de las reses creó la situación de peligro que desembocó en el daño ya conocido", asegura. Las defensas lo niegan y mantienen que los investigados cumplieron en todo momento con sus funciones.

Etiquetas
Comentarios