Zaragoza
Suscríbete por 1€

ZEC asume la petición de PSOE y CHA de no cobrar la plusvalía si el inmueble no se revaloriza

Los grupos de izquierdas abren hoy las negociaciones para acordar las subidas de impuestos y tasas el próximo año.

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés.
El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés.
José Miguel Marco

La negociación de las ordenanzas fiscales comienza hoy con la mano tendida. El concejal de Economía, Fernando Rivarés, ya dejó claro ayer que ZEC no pondrá problemas a la petición de PSOE y CHA de que en las ordenanzas fiscales de 2018 se estipule que el cobro de la plusvalía se suspenda si el inmueble ha perdido valor. Todos quieren un acuerdo rápido, incluso este mismo mes, para iniciar la negociación presupuestaria con sosiego de cara al año preelectoral.

Según Rivarés, la pretensión del gobierno es que "todas las personas que puedan demostrar que en una compraventa no ha habido plusvalía sino minusvalía les sea suspendido el pago del impuesto". Esta situación se mantendría hasta que se produzca una reforma legal por parte del Estado para aplicar las sentencias del Constitucional que rechazan el cobro de este tributo en los casos que no ha habido incremento de valor del bien.

Rivarés explicó que la previsión es elevar las bonificaciones a la plusvalía, un tributo que se cobra cuando se transmite un inmueble (herencias, compraventas, donaciones...). En los casos de transmisiones mortis causa de vivienda habitual, se bonifica al 95% cuando el valor catastral del suelo es de hasta 100.000 euros y el 50% entre los 100.000 y los 150.000 euros. En la misma línea que el alcalde la pasada semana, Rivarés dio a entender que la bonificación del 95% se aplicaría a inmuebles de hasta 150.000 euros.

En la línea de facilitar el acuerdo, fue flexible respecto a la subida fiscal del IBI a empresas con inmuebles que tengan un valor catastral superior a 800.000 euros, anunciada por el alcalde, Pedro Santisteve, y que podría suscitar algún recelo del PSOE. Rivarés habló de "800.000 o 900.000 euros", por lo que evidenció su voluntad de pactar (el umbral por el que se aplica un tipo de IBI diferenciado a usos no residenciales es de un millón de euros). "Subiendo el IBI de 300, 400 o 500 grandes empresas podríamos cobrar menos a quien menos tiene y tener más recursos para hacer política social que reparta la riqueza", dijo.

Rivarés dejó claro que el IBI se va a congelar mediante la reducción del tipo impositivo, que compensará el aumento de más de un 5% que se produce anualmente en los valores catastrales, tras la revisión que entró en vigor en el año 2012. Indicó que puede haber viviendas que se vean beneficiadas con una bajada del recibo del IBI. Además, expresó su intención de rebajar los impuestos "de las personas que hagan obras para mayor eficiencia energética, ahorro o salud".

CHA pide pacto de izquierdas

El portavoz de CHA, Carmelo Asensio, señaló que su grupo exigirá congelar el IBI residencial y y que en el caso de pérdida de valor del bien no se abone la plusvalía. "Ahora esto solo se hace cuando lo pide el contribuyente", afirmó. CHA va a intentar "llegar a un acuerdo desde la izquierda". Asensio, que compareció para analizar el inicio de curso político", pidió a ZEC que "no mariposee y se pierda en pequeñas batallas" y que se centre en impulsar los proyectos pendientes en materia de empleo y movilidad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión