Zaragoza
Suscríbete por 1€

La ofrenda de flores y la procesión de la reliquia se salvan de la lluvia

El mal tiempo no impidió que los turiasonenses salieran ayer con su traje regional.

Algunos turiasonenses aprovecharon la ocasión para presentar a sus hijos a la patrona de la localidad, la Virgen del Río.
Algunos turiasonenses aprovecharon la ocasión para presentar a sus hijos a la patrona de la localidad, la Virgen del Río.
Nora Bermejo

El mal tiempo que está haciendo en las fiestas patronales de Tarazona se está convirtiendo en el protagonista de los dos primeros días, para disgusto de turiasonenses y turistas. La lluvia cayó durante tres horas la tarde del Cipotegato, y ayer también estuvo presente de manera intermitente después de comer. Solo la ofrenda de flores a la patrona, la Virgen del Río, y la procesión de la reliquia de San Atilano se salvaron por la mañana, cuando el cielo aguantó, conteniendo los nubarrones, aunque solo era cuestión de tiempo.

Después del homenaje al Cipotegato 2017, Juan Ortega, comenzó en la plaza de España la ofrenda de flores y frutos. Tras un pequeño desfile por el centro de la ciudad, que contó con la participación de la Escuela Municipal de Jota Cantada y Bailada, el recorrido culminaba en la ermita de la Virgen del Río, donde ayer hubo menos ramos que años anteriores.

Aun así, los que salieron ataviados con el traje regional lo hicieron con ilusión y emoción. "Este año hemos cambiado el ramo por la niña, que tiene tres meses, para que la patrona de Tarazona la proteja", dijo la turiasonense Laura Almarza. "Suelo salir todos los años y hoy con la niña hace más ilusión", añadió otra joven mamá, Sheila Segura, con su bebé en brazos.

La actividad se trasladó a continuación a la catedral de Santa María de la Huerta, donde el obispo de Tarazona, Eusebio Hernández, ofició una concurrida misa en honor al patrón San Atilano. Los bancos del templo se llenaron de fieles, y los que no llegaron a tiempo siguieron de pie la ceremonia interpretada por la Coral Turiasonense.

Cuando terminó, representantes de las cinco peñas (Sapillos, Garrafus, Chalibes, Desbarajuste y Dominguera) portaron a hombros la reliquia de San Atilano, que llegó a la ciudad turiasonense desde Zamora tal día como ayer del año 1644 y que es lo que se conmemora en estas fiestas.

Tras el respiro que dio el tiempo por la mañana, volvió el agua. Una lluvia que, además de provocar la suspensión de actos programados al aire libre, también está causando quebraderos de cabeza a feriantes y vendedores de puestos ambulantes por no hablar de los bares, que el día 27, uno de los fuertes del año para ellos, habían sacado todas las barras a la calle.

La previsión indica que hay probabilidad de lluvia por lo menos hasta el jueves, así que tocará seguir pendiente del cielo. Hoy está previsto el reparto de migas a la pastora en el parque de Pradiel, el mismo escenario en el que se reunirán para comer cientos de jóvenes, si el tiempo lo permite, con fiesta y música por la tarde. Otras citas relevantes son el desafío ganadero entre Hermanos Ozcoz e Iván López, el encierro-chiqui en la plaza de España, el concierto de José Manuel Soto en la plaza de Toros Vieja y la verbena.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión