Despliega el menú
Zaragoza

Una nueva sima en la carretera de Boquiñeni a Luceni obliga a mantenerla cerrada al tráfico

La DPZ estudia varias alternativas para poder reabrir esta vía, que ha registrado dos oquedades en apenas unos metros.

Sánchez Quero –en el centro–, ayer, en la carretera, junto a otros representantes políticos.
Una nueva sima en la carretera de Boquiñeni a Luceni obliga a mantenerla cerrada al tráfico
dpz

Es la segunda sima que se abre en poco más de un mes en la carretera de acceso a Boquiñeni desde Luceni. Y esto obligará a que la CP-3 permanezca cerrada al tráfico, una prohibición que se mantiene desde mediados de julio. La Diputación Provincial de Zaragoza estudia varias alternativas para reabrir esta vía.

Según informaron ayer fuentes de la institución provincial, fue a mediados de julio cuando se abrió una oquedad en mitad del trazado, a tan solo a unos metros de distancia de otra sima que se había reparado recientemente.

El presidente de la DPZ, el socialista Juan Antonio Sánchez Quero, visitó ayer el lugar junto al alcalde de Boquiñeni, Miguel Ángel Sanjuán; la alcaldesa de Luceni, Ana María Arellano, y varios diputados provinciales –entre ellos Martín Llanas y Paco Compés– para conocer el problema de primera mano.

Aunque el tamaño visible del agujero no es muy grande, fuentes de la DPZ destacaron que, debido a los precedentes en esta misma carretera y a las características del terreno, los servicios técnicos de institución provincial "están estudiando la zona en la que se ha producido para poder evaluar adecuadamente los riesgos antes de emprender las acciones de reparación oportunas".

Las pasadas semanas se realizó un estudio de detección por georradar de posibles anomalías en el subsuelo y, en función de los resultados obtenidos, se está llevando a cabo ahora un estudio de la estabilidad del terreno, que consiste en pinchar la calzada en distintos puntos para comprobar su resistencia y si hay más oquedades.

Esta carretera es propiedad de la DPZ. Por eso, será cuando estén los resultados de estos estudios cuando los técnicos de la insticución puedan decidir la opción más viable que haga compatible su reapertura con la seguridad de los usuarios de la calzada.

Durante la visita de ayer, Sánchez Quero garantizó al alcalde y los representantes políticos de Boquiñeni que se actuará "con la mayor diligencia posible para solventar este problema al que se tienen que enfrentarse a diario los vecinos".

De momento, para acceder a Boquiñeni desde Luceni, que es su principal entrada, hay que usar un camino alternativo asfaltado, el denominado camino de Pozuelo, que tiene dos kilómetros más de distancia que el acceso actual, además de menor anchura y un trazado más sinuoso, lo que dificulta por ejemplo el paso de los camiones. Para facilitar este paso provisional y minimizar los riesgos se va a mejorar también la señalización.

Etiquetas
Comentarios