Zaragoza
Suscríbete por 1€

Baño de vino y espuma para iniciar cinco días de fiestas en Zuera

Cientos de vecinos abarrotaron la plaza de España para escuchar el emotivo pregón de la médico del centro de salud de la localidad, María José Rubio.

Los jóvenes de Zuera se divirtieron ayer en la plaza de España en el baño de espuma que corrió a cargo de los bomberos.
Los jóvenes de Zuera se divirtieron ayer en la plaza de España en el baño de espuma que corrió a cargo de los bomberos.
Toni Galán

Muchos litros de vino y más si cabe de espuma se vertieron ayer en el comienzo de las fiestas más esperadas de Zuera. Unos festejos que se prolongarán hasta el próximo miércoles.

Tras el habitual pregón en el balcón del ayuntamiento, este año a cargo de la médico María José Rubio, el chupinazo desató la celebración, especialmente entre los jóvenes y niños que abarrotaban la plaza de España. Un discurso, el de la doctora, que estuvo marcado por la emotividad y el cariño recíproco que hay entre los vecinos y ella. "Lo recordaré toda mi vida", afirmaba María José, que a pesar de no ser vecina de Zuera se ha ganado el afecto de los zufarienses en las dos etapas diferentes que ha trabajado y sigue desempeñando su labor en el centro de salud de la localidad. Todas estas muestras de cariño le han valido para ser elegida la pregonera de este año. "Me han dado el título de mi vida, el mayor obsequio que me podían dar", explicaba la pregonera emocionada cuando acabó el acto.

Prácticamente no cabía un alfiler en la plaza, pero tampoco en el propio balcón de autoridades donde asomaban las cuatro damas, el alcalde y por supuesto, la pregonera que estaba arropada por sus familiares que no quisieron perderse este momento tan especial. "El aprecio por la doctora es tal que en su primera etapa trabajando en 1988, los vecinos hicieron una recogida de firmas para que María José siguiera prestando su servicio y no se marchase de Zuera", según explicaba Pepe, hermano de la protagonista.

Tras un discurso plagado de agradecimientos y recuerdos en el pueblo, la doctora junto con el alcalde de Zuera, Luis Zubieta, prendían la mecha del cohete anunciador de las fiestas.

Pero las ganas de celebración se dejaban notar ya desde antes del pregón, cuando los jóvenes abarrotaban la plaza con sus camisetas blancas que con el paso de los minutos acabaron tiñéndose del color del vino que se lanzaban entre los asistentes.

Alexya y Adela, dos de las damas que permanecían en el balcón del ayuntamiento, comentaban que algunos de los motivos por los que esperaban con muchas ganas el inicio de estos cinco días festivos son "el buen ambiente, ver las calles llenas de gente y las ganas de celebración".

Para combatir el calor entre la muchedumbre, los bomberos equipados con varias mangueras bañaron primero con espuma y posteriormente con agua a todos los muchachos que empezaban las celebraciones con la música de fondo que les hacía bailar y cantar. Algunos jóvenes decidieron quitarse su camiseta y lanzárselas a unas damas que bailaban al son de la música desde el balcón del ayuntamiento.

El alcalde, Luis Zubieta, comentaba que ya "desde el día de antes al comienzo oficial de las fiestas se respiraba un gran ambiente en uno de los actos programados la noche del jueves. A lo que añadió que el calendario "está planificado para que todo el mundo tenga cabida y pueda venir, disfrutar y participar en actos para todas las edades. Ya desde el año 2015 optamos por dar un giro e intentar que nadie se quedase fuera de estas fiestas por muy mayor o pequeño que seas", señalaba el edil.l Cientos de vecinos abarrotaron la plaza de España para escuchar el emotivo pregón de la médico del centro de salud de la localidad, María José Rubio

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión