Zaragoza
Suscríbete por 1€

Las grandes carpas del Pilar adelantarán su montaje a principios de septiembre

Los empresarios dicen que el cambio, obligado por la normativa, disparará los costes.

Montaje de la carpa del Parquin Norte el año pasado.
Montaje de la carpa del Parquin Norte el año pasado.
José Miguel Marco

Las carpas de Interpeñas y el River Sound Festival del Parquin Norte, dos de los grandes escenarios de las fiestas del Pilar, adelantarán su montaje a principios de septiembre. Lo harán apremiadas por la nueva normativa autonómica y las exigencias que ha de cumplir el Consistorio a raíz del accidente en la carpa de la Oktoberfest, que obliga a que un técnico municipal supervise cada instalación antes de abrir al público. Si hasta el año pasado apuraban hasta prácticamente el día de apertura, ahora deberán garantizar que todo está listo con más de una semana de antelación.

Tener que adelantar hasta diez días los plazos hará que los costes se disparen. Así lo creen tanto Ismael Herrero, gerente de Ferias Lanzuela (empresa que explota el recinto Expo) como Braulio Cantera, presidente de Interpeñas. En el caso del River Sound Festival, los trabajos comenzarán el 11 de septiembre y durarán alrededor de 20 días. "El montaje de toda la iluminación y el sonido está previsto para la semana del 25", explica Herrero.

El cambio, según indicó, no es menor, ya que hasta ahora tenían mucho más margen de maniobra. "Bastaba con tener todo listo tres días antes de las fiestas", señala. El problema es que el montaje está sujeto a la meteorología. "Debe ser favorable. Si llueve o hace aire no se puede trabajar", relata.

A esto hay que añadir que la facturación "se incrementará" inevitablemente. "Tendremos que alquilar las estructuras de sonido seis o siete días antes, con el gasto que esto supone. Con los escenarios ocurrirá lo mismo y también se notará en lo relativo a la seguridad", expone el gerente de Ferias Lanzuela. Quejarse, en este caso, no parece una opción: "Me parece una atrocidad, pero si ese es el imperativo tendremos que acatarlo".

Herrero confía en que finalmente sean cinco o seis y no diez los días que exijan las administraciones, ya que, al margen de la meteorología, hay que tener en cuenta otros factores. "En el montaje de una carpa intervienen multitud de gremios", recuerda.

Los gastos se disparan

Braulio Cantera, presidente de Interpeñas, también vaticina "muchísimos más gastos". "Solo en seguridad habrá que contratar a un mínimo de tres personas para que vigilen las instalaciones las 24 horas durante estos días de más". Al igual que Herrero, se muestra resignado. "Tendremos que acatar lo que nos impongan, nuestra opinión aquí no sirve de mucho", dice.

Recalca, en este sentido, que montar una carpa es "mucho más complejo de lo que parece", dado que han de presentarse los correspondientes proyectos y realizar los trámites oportunos.

El concejal de Servicios Públicos, Alberto Cubero, comprende las quejas de los empresarios. "Las empresas lo han entendido, pero es un engorro", admite. Aunque el Ayuntamiento les informó acerca de los cambios con tiempo suficiente, la intención es darles facilidades en la medida de lo posible. "El decreto de Espectáculos Públicos obliga a que las carpas estén montadas por completo con cinco días hábiles de tiempo. Los cinco restantes, marcados por el Ayuntamiento, sirven de margen. Es el tiempo del que disponen los ingenieros municipales para revisarlas y darles el permiso de apertura", comenta Cubero.

El cambio podría afectar a otras grandes carpas de las fiestas como la que se instalaría en el parque del Macanaz, aunque, en principio, no atañe a escenarios como el de la plaza del Pilar.

Reorganización de ingenieros

El Ayuntamiento contrató a finales de abril a un ingeniero para desbloquear el montaje de carpas tras los problemas registrados con motivo del día de San Jorge, momento en que se tuvo que recurrir a un técnico de Urbanismo para autorizar in extremis la instalación de más de una veintena de atracciones feriales en Movera y el parque de Torrerramona.

Cubero ya avisó entonces de que conforme se acercasen las fiestas del Pilar podría ser necesario contratar a una persona más, ya que en durante las semanas previas hay que revisar "cientos de expedientes". No obstante, el titular de Servicios Públicos adelantó ayer que esta opción ha quedado, de momento, "descartada".

En su lugar, el Ayuntamiento reorganizará a los ingenieros que ya están en plantilla, que durante las próximas semanas centrarán sus esfuerzos en supervisar y autorizar las carpas de las fiestas. "Si hubiese que recurrir a un nuevo técnico no habría problema, ya que se tiraría de la bolsa y se contrataría a una persona para esos días", indica el concejal de ZEC.

Pese a que esta será una reorganización excepcional, Cubero cree que este debería ser el enfoque que primase en el futuro. En su opinión, centralizar la solicitud de permisos durante todo el año y no solo en fechas señaladas "ayudaría a economizar los recursos", ya que las empresas y los ciudadanos no tendrían que llamar a diferentes puertas en función de si su solicitud pertenece al área de Urbanismo, a Movilidad o a Servicios Públicos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión