Zaragoza
Suscríbete por 1€

Reanudado el tráfico tras el reventón en Sagasta que inundó el centro de la ciudad

El agua obligó a cortar la circulación en todos los accesos a la plaza de Paraíso y causó afecciones en algunos locales de la calle de San Ignacio de Loyola.

Reventón en la plaza Aragón
Reventón en la plaza Aragón
HTV

El centro de Zaragoza ha recuperado la normalidad tras el reventón de una tubería en Sagasta este jueves por la tarde. Operarios del Servicio de Vialidad y Aguas del Ayuntamiento de Zaragoza, junto con agentes de la Policía Local, han estado trabajando para que la zona fuera transitable. No ha sido hasta las 5.00 de este viernes cuando se ha abierto el tráfico en el paseo de Sagasta, que ha sido el último tramo en quedar operativo.

El suceso se produjo sobre las 19.30 en el bulevar del paseo de Sagasta, enfrente de El Corte Inglés, y bloqueó no solo la circulación en la citada vía, sino en la plaza de Paraíso, paseo de la Constitución, plaza de Aragón, Gran Vía, paseo de Pamplona, San Ignacio de Loyola o Arquitecto Yarza.

"Es un río", afirmaba sorprendida una viandante en el bulevar de Constitución ante el elevado volumen de agua, que discurría hasta León XIII. Fuentes municipales explicaron que la rotura se produjo en una gran conducción de 750 milímetros, de fundición gris, uno de los materiales más antiguos y más propensos a los reventones. Esta infraestructura fue instalada hace 80 años.

Desde el Ayuntamiento se explicó que se trataba de una tubería de la red arterial, que va a una gran presión. Es más, hasta las 21.40 los servicios de guardallaves no pudieron cerrar el agua. A las 22.30 se restableció el tráfico en el eje de los paseos de Pamplona y Constitución, pero las labores de limpieza y supervisión de instalaciones obligaron a alargar el corte en los dos carriles de Gran Vía que dan acceso a Paraíso, que se abrieron a las 23.40, y en el paseo de Sagasta.

"El agua ha subido hasta los árboles, al menos tres metros", explicaba un testigo de los primeros momentos del suceso. Cuando una gran cascada caía sobre el asfalto de Sagasta, decía: "Esto no es nada. Al principio el agua bajaba por Constitución hasta la gasolinera del paseo de la Mina. Por la calle de Arquitecto Yarza era impresionante, ha sido bestial".

Hasta las pantorrillas

Las líneas 23, 33 y 34 de bus fueron desviadas. Alguna circulación del tranvía se vio interrumpida y los pasajeros fueron desalojados, pero en cuanto bajó un poco el nivel del agua los convoyes volvieron a circular por la zona a baja velocidad. Los coches no podían pasar y se vieron obligados a desviarse por Hernán Cortes o Goya, ya que todas las calles que daban acceso a Paraíso estaban cortadas.

Los viandantes tuvieron problemas para transitar por la zona inundada. Algunos optaron por cruzar la calle con el agua hasta las pantorrillas. "Hay que llegar a casa", dijo Ruth León, con las sandalias en la mano. Algún peatón, que quedó aislado por el torrente, fue ayudado a salir por vehículos de la Policía Local.

Fuentes municipales indicaron que serán necesarias al menos dos semanas para reparar la avería. Aunque no hubo cortes de suministro, fuentes de los Bomberos informaron de que fueron requeridos en algunos locales de San Ignacio de Loyola, a los que entró agua, pero el nivel no era suficientemente alto para las labores de achique. También advirtieron a Endesa de la presencia de humo en un transformador de la plaza de Paraíso.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión