Despliega el menú
Zaragoza

Cajones, mesillas y espejos con más de una vida

Cuatro sesiones de los talleres de transformación y customización ‘Muebles miscelares’ están programadas para este mes de agosto en la Harinera de San José.

Cajones, mesillas y espejos con más de una vida
Cajones, mesillas y espejos con más de una vida
Recreando Estudio Creativo

Reciclar muebles también es cosa del verano, pues el calor no frena una actividad que parece que ha cogido fuerza en la ciudad de la mano de diferentes talleres. La fiebre del ‘hazlo tú mismo’ o el dar una segunda, tercera… y hasta cuarta vida a los objetos ya lleva un tiempo presente en el barrio zaragozano de San José, y en concreto, en la Harinera, donde tiene lugar el ciclo ‘Muebles miscelares’.

De él, este mes agosto hay programadas cuatro sesiones –los días 22, 24, 29 y 31- de customización y transformación de mobiliario partiendo del reciclaje creativo, dirigidas a quienes quieran recuperar muebles viejos o que no le gustan demasiado, que quieran cambiar de aire o darle una vuelta a esos buenos enseres de sus padres o abuelos que tienen por casa y cuya estética no les convence demasiado, o quienes se han encontrado en la calle tesoros para el hogar y estén dispuestos a cortar, lijar y pegar sus partes.

“Hubo personas que se quedaron fuera de los talleres en el último cuatrimestre, así que propusimos volver a organizarlos de junio a septiembre”, cuentan desde el equipo de Recreando Estudio Creativo, encargado de su desarrollo en el centro cultural. En julio, cinco personas participaron en ellos, y ahora, esperan a los inscritos de la que es la tercera y última edición de una actividad a la que, reconocen, acuden más mujeres que hombres, tanto jóvenes como más mayores.

La dinámica es sencilla, aunque el proceso de convertir el mueble, no siempre. Cada adulto lleva el suyo y en cuatro tardes lo cambian, adaptan o personalizan guiados y ayudados por las diseñadoras. “El primer día, les enseñamos ejemplos de cosas que se pueden hacer, muestras de distintas técnicas como el decoupage o la transferencia de imágenes sobre madera, y cada uno piensa qué quiere realizar con su objeto”, relata Paula Oliver, integrante del estudio zaragozano.

De forma individual y a su ritmo, los manitas trabajan sesión tras sesión aplicando técnicas de transformación, restauración o cambio de uso, buscando lograr un resultado final en el que los muebles parezcan nuevos. Maderas, telas, pinturas, barnices, papeles, cordeles… son parte de los materiales más utilizados. “Algunos nunca han usado herramientas y aprenden aquí a coger el taladro, la sierra o la caladora”, revelan.

Concienciación con el reciclaje creativo

La complejidad de las labores puede ser muy variable. Desde cambiar la estética de una mesilla, que se lija, se pinta, se forra con papel o se sustituyen sus pomos; hasta transformar una silla en un banco, cortando sus patas o reemplazando el asiento por una madera. Tal y como cuenta Paula, los muebles estrella son las mesillas auxiliares o de dormitorio, las cajoneras antiguas y las sillas.

Aunque algún espejo o marco también se han colado entre los objetos que han pasado por unos talleres que nacieron en mayo de 2016 y en los que se han manchado las manos unas 35 personas. Anteriormente, en forma de píldoras, realizaron un macetero con cajones y una lámpara con cajas de vino, ejemplifican: “Comenzamos así para comprobar si gustaba eso de coger herramientas y hacer muebles, y al ver que funcionaba, pusimos en marcha ‘Muebles miscelares’”, explican desde la organización.

En Zaragoza, “se nota que la gente cada vez está más concienciada con el reciclaje creativo y la sostenibilidad, y crecen los talleres de este tipo y los estudios que se dedican a ello”, concluye Oliver. Al fin y al cabo, “puedes decorar tu casa, tu estudio o tu local reutilizando muebles”.

Etiquetas
Comentarios