Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

El parque que se limpia con pozales

La reforma de Torre Ramona está cifrada en 2,5 millones pero el Ayuntamiento solo dispone de 600.000 euros para hacer arreglos.

Mobiliario en mal estado. El parque fue inaugurado en 1983 y muchos de sus elementos han quedado en desuso o están vandalizados. Las barandillas vencidas y oxidadas, así como los adoquines sueltos de los caminos interiores también son aspectos que requieren una mejora.
Mobiliario en mal estado. El parque fue inaugurado en 1983 y muchos de sus elementos han quedado en desuso o están vandalizados. Las barandillas vencidas y oxidadas, así como los adoquines sueltos de los caminos interiores también son aspectos que requier
Aránzazu Navarro

"Es una técnica que ni siquiera en Haití continúan usando", se quejan los vecinos del entorno de parque de Torre Ramona, cada vez que ven a dos operarios acudir con cubos a vaciar los charcos que se forman bajo las fuentes del pulmón verde del barrio. Son muchas las deficiencias del parque de Torre Ramona –la más grave la de no disponer de una red de saneamiento– pero los vecinos van a tener que acostumbrarse a ellas, al menos, a corto plazo.

La reforma del parque costaría 2,5 millones de euros y el actual presupuesto municipal solo ha reservado 600.000 para hacer arreglos en los próximos meses. Estas son las muy dispares cifras que ofreció el concejal de Servicios Públicos, Alberto Cubero, en la última comisión del área, en la que dijo que solo se plantean dos opciones. "O hablamos con la junta de distrito y priorizamos qué queremos hacer con los 600.000 euros de los que disponemos o esperamos a una hipotética modificación presupuestaria que no sabemos si llegará", dijo Cubero, inclinándose claramente por la primera opción.

Los técnicos de Servicios Públicos cuentan con un amplio listado de aspectos que habría que mejorar: desde calvas en el césped hasta casetas vandalizadas, numerosos alcorques vacíos o las persistentes barreras arquitectónicas.

En la junta de distrito de Las Fuentes se debate de forma recurrente el mal estado de parque y tanto el PSOE como CHA y más recientemente el PP han exigido inversiones a Cubero en las comisiones del área. En la última, el edil de ZEC informó de que el parque no dispone de red de saneamiento y, al estar diseñado en distintos niveles, el bombeo de agua exigiría una inversión muy costosa. Habría que hacer zanjas y buscar una fórmula para que el agua subiera a la cota superior de las calles adyacentes (hasta cuatro metros de altura) para conectarse a la red de vialidad, lo que ahora es inabordable por su elevado coste.

Diferencias de altura

Así, la solución actual consiste en enviar a dos operarios de la contrata de FCC con cubos a vaciar las charcas a ‘pozaladas’, lo que ofrece una estampa poco edificante. En verano, además, los vecinos advierten de que estas ciénagas acumulan mohos y algas que atraen a "ingentes cantidades de mosquitos", lo que hace que el parque en lugar de una zona de recreo se convierta en un espacio a evitar.

Según el gobierno municipal, la solución más práctica sería conectar el alcantarillado ‘de pega’ de Torre Ramona con la red de las calles del barrio, pero las diferencias de altura son exageradas: la fuente junto a los juegos infantiles está a un desnivel de 2 metros, la más cerca al colegio público se sitúa a 1,4 metros, mientras que la del área de petanca está 4,14 metros por debajo de la cota de la vía urbana.

Otra posible solución, propuesta en su día por la concejal socialista Marta Aparicio, presidenta de la junta de distrito de Las Fuentes, pasaría por dotar a las fuentes de pozos ciegos que se vayan vaciando periódicamente. No obstante, no parece que los 600.000 euros de inversión prevista se destinen a estos fines, sino que es más probable que vayan a financiar un plan para repoblar parte del arbolado y para recuperar las praderas de césped (son 42.000 m2) que lucen excesivas calvas.

A la espera de muy prometido plan director del parque, también es probable que la exigua partida se dedique a fijar los adoquines sueltos en los caminos interiores o a rehabilitar los quioscos en desuso, que son un imán para los grafiteros. Uno de ellos antaño era un bar y el otro se diseñó para acoger actuaciones musicales pero hoy apenas son un almacén de aperos de los jardineros con goteras.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión