Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

¿Hay un superhéroe en la ciudad?

El vigilante condecorado la semana pasada por evitar una agresión machista ayuda a un conductor herido a salir de su vehículo.

El vigilante de seguridad condecorado este 22 de junio por tratar de evitar una agresión machista, a causa de la cual recibió una paliza, ayudó el 28 de junio a un conductor herido en una colisión de tráfico en la calle de Tenor Fleta de Zaragoza.

Los hechos se produjeron a las 23.35 horas a la altura del número 87 de esta vía zaragozana cuando el vigilante, Alfonso Magaña, se encontraba con su pareja y se disponía a parar un taxi para regresar a su domicilio.

“Antes de abrir la puerta oí un ruido de motor acelerado. Inmediatamente, hubo un impacto súbito contra el taxi”, relata Magaña. “En cuestión de segundos vi que un vehículo había golpeado nuestro taxi. Entonces el coche dio una vuelta de campana, quedando con el capó sobre la calzada”, explica el vigilante. “Mi pareja y el taxista estaban atónitos, paralizados, en estado de shock y no reaccionaban, así que le dije a mi compañera que llamara al 112”, recuerda Magaña.

Como si de un súperhéroe se tratara, Alfonso Magaña no lo dudó y acudió al rescate del herido. “No me lo pensé, sabía lo que tenía que hacer y hay algo que te llama”, reconoce el vigilante.

“Corrí hacia el vehículo siniestrado, donde encontré a un hombre que estaba consciente. Se movía, respondía a mis preguntas y estaba intentando salir por su propios pie del vehículo”, continúa Magaña.

Al ver que había riesgo de que otro coche impactara con el accidentado y “siguiendo el protocolo de seguridad que me enseñaron en mi empresa, - Coviar- ayudé al herido a salir por la ventanilla y a llegar a la acera”, dice el vigilante.

Según relata este 'héroe', hasta hace poco anónimo, y como señala en el atestado policial de los hechos, “lo coloqué en posición de seguridad y procedí a asistirlo”.

Su hazaña no se detiene ahí. Al ver que seguían pasando coches por la vía, “procedí a cortar el tráfico para evitar una nueva colisión, ya que el vehículo seguía volcado en la calzada”, argumenta Magaña.

Dos actos ejemplares en un mes

Una vez que el conductor fue atendido, Magaña vio que tenía una herida en la pierna.  “No me di cuenta hasta que me iba a casa, una vez presté declaración a la Policía”, recuerda el vigilante. “Los sanitarios me atendieron allí mismo y vieron que llevaba un cristal de la ventanilla incrustado en la rodilla”, continúa Magaña.

Ante la imposibilidad de que se lo quitaran 'in situ', fue trasladado en ambulancia al Miguel Servet.

Hace apenas una semana, Magaña era reconocido con una medalla por su actuación en defensa de una mujer agredida por su pareja. Con este nuevo acto ya son dos ciudadanos los que pueden agradecer la conducta de este tímido vigilante, que ya es considerado entre sus amistades como un héroe local.

“Me sorprende que hayan pasado sendos hechos en un plazo tan corto de tiempo. Mis amigos bromean conmigo y me llaman 'Miniman', aunque si no me pasa nada más en una temporada lo agradeceré”, asevera, sonriendo Magaña.

Se da el caso de que el conductor herido conducía bajo los efectos del alcohol y este viernes tuvo lugar el juicio rápido en el que ha sido juzgado por conducir ebrio y al que Magaña ha asistido en calidad de testigo y como lesionado en el accidente. A pesar de ello, el vigilante sostiene:  “Creo que si algo aprendo de esto es que hay que auxiliar y socorrer a quien esté en problemas o herido, sin importar en qué circunstancias se encuentre”, concluye Magaña... o deberíamos llamarle 'el Vigilante'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión