Despliega el menú
Zaragoza

El pleno exige a ZEC que repare el azud después de tres semanas de avería

PP, PSOE y Ciudadanos suman sus votos para que se arregle la compuerta y "no se tiren 25 millones a la basura". La concejal de Medio Ambiente rechaza la infraestructura y aplaza la decisión a una reunión de expertos.

El concejal de Servicios Públicos, Alberto Cubero, y la responsable de Medio Ambiente, Teresa Artigas, este viernes en el pleno municipal.
El concejal de Servicios Públicos, Alberto Cubero, y la responsable de Medio Ambiente, Teresa Artigas, este viernes en el pleno municipal.
Oliver Duch

Tras las quejas vecinales de los últimos días, el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza, con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos, exigió ayer la reparación urgente de una de las compuertas del azud, averiada desde hace tres semanas y que de momento el gobierno de ZEC no quiere arreglar para abrir un debate sobre su futuro. Los comunes, que solo contaron con el apoyo de los dos concejales de CHA, expresaron su rechazo a la infraestructura y aplazaron cualquier actuación a la reunión de una mesa técnica el día 7 de julio.

El debate, que se suscitó por una moción presentada por el PP, propició hasta ocho intervenciones desde el público para apoyar o rechazar la represa. Pablo Polo, de la asociación de vecinos de Vadorrey, defendió el azud, dado que crea una lámina estable de agua, y señaló los problemas que está causando en el barrio la avería (el dirigente vecinal hizo público un vídeo en el que un niño de 13 años tuvo que ser rescatado por los bomberos tras quedar atrapado en el barrizal en que se ha convertido parte de la ribera).

Polo afirmó que el coste de la reparación asciende a 3.000 euros frente a los 65.000 que dice ZEC, y avisó de que cuatro días antes de que se hiciera pública la avería en el Ayuntamiento ya se conocía el fallo. También intervino el presidente de la Federación Aragonesa de Piragüismo, José María Esteban Celorrio, que defendió el uso deportiva del río y aseguró que "desmontar el azud supone mayor impacto que dejarlo como está".

Los ecologistas fueron muy críticos con la infraestructura y pidieron que se desmantele. José Ángel Moncayola, de Ecologistas en Acción, alertó de sus "graves efectos ambientales" y de problemas que en su opinión ha causado, como la proliferación de algas y mosca negra. Arturo Aznar, de Coagret, defendió "eliminar el azud y disfrutar de los mismos usos sin impactos negativos". David Arribas, de la asociación Calle y Libertad de la Magdalena, exigió "un río vivo y sin trabas".

El edil del PP Pedro Navarro argumentó que su propuesta de reparar el azud y de revisar el estado general de la infraestructura debía salir aprobada porque es "imprescindible" para mantener en buen estado las riberas. Negó los supuestos efectos negativos y cargó contra la decisión de ZEC de no repararlo. "Quieren ganar por la fuerza lo que no ganaron con los votos", dijo. Marta Aparicio, del PSOE, y Alberto Casañal, de Ciudadanos, insistieron en que no se pueden "tirar 25 millones a la basura", que es lo que costó el azud, y exigieron que antes de abrir cualquier debate se arregle lo que está roto.

Para la concejal de Medio Ambiente, Teresa Artigas, la decisión de arreglar o no la compuerta queda a expensas de una mesa de expertos que evaluará los efectos que ha tenido el azud en el río desde su construcción en 2008. Pero avanzó su rechazo a la infraestructura porque ZEC quiere "ríos vivos". Advirtió además de los perjuicios que a su juicio el azud causa en aspectos como la dinámica fluvial, la sedimentación, la temperatura, los macrófitos, la mosca negra o las especies invasoras. Artigas avisó de que en la propuesta definitiva "se primará el buen estado del río".

Carmelo Asensio, de CHA, presentó una transacción para que antes de actuar se pidan informes a la Confederación Hidrográfica y a la Agencia del Medio Ambiente, que el PP no quiso admitir. Cuestionó los beneficios del azud y pidió una evaluación "con rigor y seriedad".

Etiquetas
Comentarios