Despliega el menú
Zaragoza

El niño que quiso comprar una casa histórica con el dinero de su Comunión cumple su sueño

Este arquitecto zaragozano residente en EE. UU. prevé recuperar la única propiedad de estas características que ha permanecido inalterada durante más de medio siglo en Used.

La casa del siglo XVIII de Used adquirida por Alberto Sánchez.
La casa del siglo XVIII de Used adquirida por Alberto Sánchez.

“Un sueño hecho realidad”. Así resume el joven Alberto Sánchez Sánchez la adquisición de una casa histórica en el municipio del que procede, Used (Zaragoza), a pesar de vivir a miles de kilómetros de su hogar. “Puede parecer una locura, pero la verdad es que llevo queriendo comprar una casa histórica desde que era adolescente”, explica el arquitecto.

“La primera vez que hice una oferta por una casa estaba todavía en primero de bachillerato. Usé todos los ahorros de mi primera comunión y pedí dinero a mi abuela para intentar comprar una casa de 1609 que llevaba en venta más de cincuenta años. Lamentablemente rechazaron mi oferta y la casa sigue vacía (y deteriorándose) a día de hoy”, afirma.

El zaragozano se trasladó a Nueva York en 2014 para estudiar el máster en Conservación del Patrimonio Histórico de la Universidad de Columbia con una beca Fulbright, y desde 2016 trabaja en ‘World Monuments Fund’, en la Gran Manzana. Sin embargo, el próximo mes de agosto se trasladará a vivir a Berkeley donde comenzará un doctorado en Teoría e Historia de la Arquitectura en la Universidad de California.

“Justo cuando recibí la noticia de que me habían admitido para hacer el doctorado, vi en internet el anuncio de la venta de esta casa. En abril vine cinco días a España por la boda de mi hermano y pude verla. La casa está en muy mal estado, con partes que amenazan ruina inminente y otras que ya se han hundido, pero me pareció que era una buena oportunidad”, explica el propietario.

Según el arquitecto, a pesar de tratarse de una localidad de apenas 300 habitantes, Used “posee un importantísimo patrimonio civil dado que hasta el siglo XIX fue el Primer Lugar de Aragón en el Camino Real de Madrid a Barcelona”, explica. “Esta propiedad es la única casa histórica de Used que nunca se ha dividido en distintas propiedades y que además ha permanecido inalterada durante más de medio siglo”, añade Sánchez.

Se trata de una iniciativa que viene provocada en parte por su inmersión en la cultura estadounidense. "Aquí existe un creciente interés por las casas históricas, tanto en entornos rurales como urbanos, y creo que de alguna manera me ha influido a la hora de dar el paso". Del mismo modo, el joven afirma que apuesta profundamente por la vida en el mundo rural: "Comprar la casa es un pequeño paso para, quizás, plantear algún proyecto a largo plazo en el pueblo".

Aunque apenas ha podido profundizar en la investigación sobre el susodicho inmueble, Sánchez afirma que posiblemente date del XVIII, con una fachada del siglo XX. “La casa, que ha permanecido en la misma familia desde su construcción, lleva deshabitada desde 1965. Para mí es muy importante respetar la memoria tanto del edificio como la de aquellos que vivieron en ella”, señala el arquitecto.

Por eso, el respeto hacia la historia de la propiedad va a ser una constante en cada una de las decisiones que el vecino de Used tome en un futuro. “Mi trabajo debe simplemente ayudar a escribir un capítulo más en la historia de la casa siguiendo aquella que comenzaron quienes la construyeron y la habitaron durante años”, concluye.

Además, para el zaragozano supone no solo una importante inversión económica a largo plazo, ya que la casa se encuentra en muy mal estado, sino que le ofrece un nuevo vínculo con su lugar de origen. “Mis amigos están encantados, especialmente mis compañeros en el máster de conservación. ¡Ya tengo una lista larguísima de gente que quiere venir a echarme una mano a desescombrar!”, bromea.

Del XVIII a las redes sociales

Entre los objetivos a medio plazo, este verano, cuando Alberto permanecerá durante un par de meses en España, pretende comenzar a apuntalar aquellas zonas que están en peor estado, reparar los tejados y rehacer alguna que otra pared. “Aunque encontrar albañiles que conozcan las técnicas tradicionales no está siendo nada fácil”, indica.

Además, quien quiera puede seguir la evolución y todo el proceso de restauración de esta vivienda a través de su canal de Instagram. “Por el momento me conformo con evitar que se hunda y con documentar exhaustivamente la casa y comenzar a hacer los planos”, concluye el joven.

Etiquetas
Comentarios