Despliega el menú
Zaragoza

Encarnación Bermúdez: "El pueblo se mantiene vivo porque renace en verano"

Pozuel de Ariza, con 24 vecinos censados, se rige por concejo abierto. Su alcaldesa (IU) recuerda el día histórico en el que el agua potable llegó al pueblo, a finales de 2016.

Encarnación Bermúdez, en el balcón del Ayuntamiento. Al fondo, la iglesia de la localidad.
Encarnación Bermúdez: "El pueblo se mantiene vivo porque renace en verano"
Macipe

¿Por qué decidió asumir este cargo?

Yo trabajo en Zaragoza para la Administración del Estado, pero el arraigo por el pueblo lo he tenido desde siempre. Veíamos que había muchas cosas que mejorar y me lancé.

Lleva dos años como alcaldesa de un ayuntamiento que funciona como concejo abierto.

Así es. Se convoca a los 24 vecinos empadronados a una asamblea una vez al trimestre, y allí se toman los acuerdos por mayoría. IU ganó en las últimas elecciones. Como dato curioso, en los comicios de 2011 hubo un empate entre PAR e IU que tuvo que dirimir la junta electoral de zona en Calatayud mediante sorteo.

Usted fue una de las últimas alumnas antes de que cerrara definitivamente el colegio.

Sí. Estuve en la escuela hasta 1972 y desapareció poco después. Todos los niños compartíamos aula y maestra.

Hoy hay solo una niña en edad escolar viviendo en la localidad.

Sí. Y durante muchos años no hubo ningún niño.

Con 24 habitantes censados y diez vecinos residiendo en invierno, ¿cómo se vive en Pozuel el drama de la despoblación?

En primera persona. Lo importante es que, aunque la gente se marcha a trabajar fuera, mantiene el contacto con el pueblo. En verano y fechas especiales, como Semana Santa o Todos los Santos, somos muchos los que regresamos y vamos manteniendo el pueblo vivo.

¿Han puesto en marcha alguna medida concreta para hacer frente a este problema?

No. Pero siempre que podemos reivindicamos la necesidad de mejorar el acceso a internet, un servicio fundamental para conseguir que más gente quisiera asentarse aquí.

¿Qué actividades organiza el pueblo?

Durante las fiestas patronales de agosto hay comidas populares, verbenas, juegos infantiles… Los niños son parte importante del programa. El 17 de mayo es San Pascual Bailón, el patrón, y ese día se trae la imagen desde la ermita y luego hay comida. El fin de semana siguiente organizamos entre todos algún acto lúdico-festivo, como jornadas culturales, teatro de calle o exposiciones. También, una andada.

¿Cómo hacen frente a los servicios con el repentino y temporal aumento de la población durante estos meses?

En días concretos de verano llegaremos a las 300 personas. El agua y la basura, por ejemplo, se cobran por casa abierta, no por vecino censado. Para garantizar la sanidad tenemos un concierto con el Gobierno de Castilla y León y acudimos al centro de salud de Arcos de Jalón (Soria).

Ahora han tenido que constituir una agrupación para regularizar la plaza de secretario-interventor.

Sí. Desde hace un par de meses no tenemos secretario habilitado. Es una carencia que hemos estado sufriendo muchos años.

Es el último pueblo de la Comunidad de Calatayud, lindando con Soria. ¿Esta posición les beneficia o les perjudica?

Ni lo uno ni lo otro. A veces es un poco incómodo, porque tenemos que usar los servicios del territorio vecino. Si en un momento dado tenemos una urgencia hay que recordar que nos lleven a la zona de Calatayud. Administrativamente dependemos de la Comunidad de Calatayud. Entre que somos pequeños y somos el último pueblo, a veces contamos poco.

Su relación con Soria es tan estrecha que incluso tienen el código postal y el prefijo de esa provincia.

Sí. Pero nos sentimos muy aragoneses. La gente suele ir a comprar a Ariza, pero también a Monteagudo de las Vicarías (Soria), y más ahora, que una tienda tiene reparto a domicilio. Es una buena idea para los pueblos pequeños con gente mayor.

Pozuel de Ariza fue noticia hace unos meses porque por fin tenía agua potable.

La gente se echaba las manos a la cabeza de que no tuviéramos y teníamos que comprar agua mineral o llenar garrafas en pueblos de alrededor.

El pueblo tardó en entrar en el siglo XXI.

En ese aspecto, sí.

¿Era una vieja reivindicación del pueblo?

Necesitábamos una solución. Llevábamos tiempo hablando en los plenos a ver qué podíamos hacer para beber agua de calidad. Vinieron técnicos de la DPZ y decidieron que lo mejor era construir una planta potabilizadora.

El día que bebieron agua del grifo fue histórico.

Sí, desde luego para mí como alcaldesa fue una jornada muy importante.

Ahora están pendientes de conseguir una buena cobertura móvil y conexión a internet.

Si pudiésemos dar este servicio, mucha gente tendría mayor facilidad para trabajar y a lo mejor pasaba más tiempo en el pueblo.

¿Pozuel está bien comunicado?

La carretera está bien pero o tienes coche o no puedes desplazarte. No hay ningún medio público de transporte que nos lleve a Ariza o a Calatayud. Es una carencia importante.

La localidad dispone de dos cámaras de vigilancia.

Sí, en las entradas. Hace una temporada detectamos varios intentos de robos. No sé si las cámaras funcionaron como efecto disuasorio, pero no hubo más problemas.

¿Tienen previsto arreglar la ermita?

La DPZ nos concedió una subvención para arreglar el tejado porque hay filtraciones y goteras y se está deteriorando el entramado mudéjar. La DGA también se comprometió a ayudarnos a adecentar la ermita, porque es una pequeña joya que tenemos ahí medio abandonada.

¿Qué otros proyectos tienen?

Lo más inmediato es renovar la red de aguas de abastecimiento y de desagües. Ha habido que acometer la reparación del depósito.

Etiquetas
Comentarios