Despliega el menú
Zaragoza

El Parque Valdefierro o los jardines de la Estrella Polar, puntos en los que "siempre hay cacas"

Vecinos del barrio se quejan de la presencia de heces de perros en diferentes zonas verdes o espacios para el juego infantil.

Excrementos de perro en la arena de una zona infantil de Valdefierro
Excrementos de perro en la arena de una zona infantil de Valdefierro
P. S.

Como en otros puntos de la ciudad, la cuestión de los excrementos caninos en espacios públicos despierta opiniones de todo tipo. En el caso de Valdefierro, hay quienes consideran que la presencia de estos desechos en parques infantiles, zonas verdes o de mayores es “un problema extendido” que despierta quejas entre vecinos y que, ahora en verano, inquieta también por la “posibilidad de contagios u olores”. Así lo transmiten desde la asociación Las Estrellas, donde subrayan especialmente la problemática que afecta a los espacios de juego para niños.

Entre los puntos que sitúan en el mapa de zonas afectadas se encuentran el Parque Valdefierro, “un lugar muy recogido tras los muros de cemento, en el que no hay verde pero al que acuden niños”, señala Jesús Picazo, secretario de la agrupación vecinal, quien igualmente lamenta “la dejadez” que se refleja en el estado de los columpios que alberga este parque o de los solares colindantes.

También señalan el parque del Alto de Carabinas o el espacio de los jardines de la Estrella Polar, situados tras la iglesia de Nuestra Señora de Lourdes y el centro cívico. Estos “parecen puntos de encuentro para los perros y no para las personas”, valora Picazo. “No se pueden tener lugares para los niños adecuados porque los perros están jugando en ellos, algunos muy grandes, o no se respeta el horario de suelta que marca la normativa”, añade quien considera que Valdefierro es un barrio “exiguo en zonas verdes” y que este escenario se ha intensificado en los últimos dos años, “sobre todo en los espacios infantiles”, llegando a generar conflictos.

Por los anteriores jardines paseaban esta semana con su bebé Julio e Inma, quienes compartían diagnóstico. “En una de las partes del parque es una pasada, hay muchos excrementos y pocas veces se ven recogerlos”, comentaban al tiempo que dos canes merodeaban por la zona infantil. En su opinión, donde más se da esta situación es en el Parque Valdefierro: “Allí vas con los niños y da asco entrar porque la arena está llena de excrementos”, añadían. Además, se quejaban, “también puedes encontrarlos en las aceras del barrio, que, por cierto, están que dan pena”. Vigilar, multar o instalar una zona vallada para su suelta eran algunas de las soluciones que la pareja enumeraba para combatirlo.

“Cacas hay siempre”, añadía hace unos días Ana González en el mismo lugar. Según esta residente de Valdefierro, “algunos dueños no se molestan en quitarlas y es algo que preocupa, sobre todo, cuando se trata de zonas para niños”. Ella también se refería a otros puntos como un espacio verde ubicado cerca de la calle Osa Mayor, “donde suele haber muchas personas paseando con los perros”.

Por el contrario, José Calvente, vecino del entorno, afirmaba que no solía ver demasiados excrementos habitualmente. “Por las tardes suele venir mucha gente a pasear por aquí, pero son unos pocos los que no recogen las heces”, valoraba. Su única queja, pensando en los niños, pasaba porque “algunos animales no llevan bozal”.

“La mayoría los recogemos”

Según Rosana, que caminaba acompañada de dos animales, “el 95% de las personas lo hacemos, la mayoría recogemos las heces, pero siempre hay algún marrano”, estimaba. “A mí también me desagrada mucho y no me importaría que multaran. Es lo que más escuece”, decía. Para esta vecina del barrio zaragozano, se trata de una cuestión de educación, si bien, criticaba al mismo tiempo la escasez de papeleras en los jardines de la Estrella Polar, así como de dispensadores de bolsas: “Solo hay uno en todo el parque y nunca tiene disponibles”, concluía.

Etiquetas
Comentarios