Despliega el menú
Zaragoza

Multitudinario toro de fuego en San Juan pese al veto de ZEC

Dos mil vecinos asistieron anoche al festejo, en el que no hubo incidentes pese a las críticas de los grupos animalistas.

Tras una intensa carera, un mozo se encarama a la valla de la plaza portatil para protegerse.
Tras una intensa carera, un mozo se encarama a la valla de la plaza portatil para protegerse.
Toni Galán

El toro embolado volvió a correr anoche por San Juan de Mozarrifar. No lo hizo por las calles del barrio rural, como siempre lo había hecho, sino en un ruedo portátil instalado en un terreno de propiedad particular. Esta ha sido la única forma que la peña Vacas en San Juan, organizadora del festejo, ha encontrado para recuperar una tradición a la que Zaragoza en Común (ZEC) puso veto tras acceder a la alcaldía de la capital aragonesa.

Los vecinos de San Juan de Mozarrifar vieron por última vez el toro embolado en 2015, por lo que fueron cerca de dos mil los que la pasada medianoche se acercaron al improvisado coso para contemplar las carreras del animal detrás de los mozos. Tanto este festejo como la posterior suelta de vaquillas se desarrollaron sin ningún tipo de incidente, pese a que la Policía Local y la Guardia Civil reforzaron la presencia de patrullas en previsión de que pudieran plantearse problemas. Cinco agentes de la benemérita vigilaron la plaza y tres coches del mismo cuerpo controlaron el acceso a este barrio rural. Pese a las críticas de los antitaurinos, no se registró ningún incidente.

El primero en mostrar su malestar fue el concejal de Servicios Públicos, Alberto Cubero, quien tras saber de la suelta del toro de fuego por la noticia publicada ayer en HERALDO usó las redes sociales para pronunciarse. "San Juan retrocede al maltrato a animales gracias a la pasividad del resto de administraciones públicas. Lamentable", escribió en Twitter.

El Partido Animalista Pacma también reaccionó y su sección aragonesa lanzó en Twitter un contundente "Misión abolición".

Los organizadores de los festejos –que continúan hoy a partir de las 18.30 con una exhibición de roscaderos, recortadores con anillas, quiebros y saltos– reconocen que no han querido hacer demasiada publicidad para evitar polémicas. La asociación Vacas en San Juan entiende que con la respuesta que los vecinos dieron anoche se reivindica la marcada tradición taurina del barrio.

El veto de ZEC se impuso en febrero de 2016, cuando el Ayuntamiento comunicó a los doce alcaldes rurales su intención de no colaborar con aquellos actos que contengan "malos tratos o tratos crueles a los animales". Y prohibió que se utilice el "patrimonio municipal" (las calles) para organizar estos festejos.

Etiquetas
Comentarios