Despliega el menú
Zaragoza

Una tormenta eléctrica deja sin telefonía a los vecinos de Moneva durante casi 15 días

En Tabuenca también han tenido problemas con el servicio.

El alcalde de Moneva, Luis Martín, criticó ayer que los vecinos de este pequeño pueblo de la comarca de Comunidad de Calatayud han estado sin servicio telefónico casi quince días, desde que una tormenta eléctrica provocara una avería en la línea. Para el regidor, esta situación deja «completamente aisladas» a las personas que residen en esta localidad. Uno de los operadores de la zona, por su parte, reconoció ayer los problemas que se han registrado los últimos días e indicó que ya se recuperó la telefonía móvil y se está trabajando para restablecer, cuanto antes, la fija.

Al parecer, según relató Martín, el día 4 de junio hubo una tormenta eléctrica que «dejó al pueblo incomunicado». Los móviles de Movistar comenzaron a funcionar con normalidad el pasado viernes, día 16, en torno a las 20.00, según relató, aunque las incidencias seguían sin solucionarse en la telefonía fija.

Para el alcalde, la falta de este servicio afecta a «la gente mayor» que reside en el pueblo, y que «no deberían estar tanto tiempo sin teléfono, por cualquier problema que puedan tener». Al mismo tiempo recordó que esta situación se repitió hace un año y medio aproximadamente, cuando la población estuvo también varios días sin teléfono.

Una incidencia similar

El pasado 8 de junio, una gran tormenta de granizo y barro afectó a las antenas de telefonía de Tabuenca y tanto los clientes de Movistar como los de Vodafone se quedaron sin teléfono. Los de Movistar pudieron recuperar el servicio el domingo 11 y los de Vodafone, el pasado miércoles por la tarde. Fuentes de esta última compañía explicaron que la tormenta eléctrica provocó una incidencia que solo afectó a la señal 2G, «manteniéndose operativa en todo momento la tecnología 3G». «Resulta desesperante hablar con el servicio técnico», decía una vecina afectada. En una de sus llamadas consiguió que se comprometieran a dejarlo arreglado el día 19 de junio, fecha que tampoco se cumplió. Los problemas variaban: hay quienes podían realizar llamadas, pero no recibir, u algunos que ni lo uno ni lo otro.

Se da la circunstancia de que en este pueblo, la mayoría de los vecinos se habían cambiado a Vodafone porque funcionaban mejor los datos en los móviles. «Afecta a la gente mayor que vive en el pueblo, que está incomunicada, o a las empresas, que se quedan sin servicio y no pueden trabajar», añadía esta vecina.

Etiquetas
Comentarios