Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza construye a orillas del Ebro un puente simbólico por los refugiados

Una cadena humana atravesó el Puente de Santiago y se prolongó por el Paseo Echegaray y Caballero hasta casi alcanzar el histórico Puente de Piedra.

Santisteve formó parte de la cadena humana.
Santisteve formó parte de la cadena humana.
@PedroSantisteve

Centenares de personas se han congregado a orillas del río Ebro en Zaragoza para formar un puente simbólico de manos entrelazadas en apoyo a las personas refugiadas con motivo del Día Mundial del colectivo que se celebró este martes.

Un total de 72 asociaciones, organizaciones no gubernamentales, movimientos solidarios, sindicatos y partidos políticos han suscrito el manifiesto que se ha leído en la capital aragonesa, frente a la cadena humana que ha atravesado el Puente de Santiago y que se ha prolongado por el Paseo Echegaray y Caballero hasta casi alcanzar el histórico Puente de Piedra.

La meta, recoge el manifiesto, es que las personas refugiadas "no caigan en el olvido cuando desaparezcan de los informativos y la agenda política inmediata".

Entre las peticiones que se han escuchado figuran "establecer vías de acceso legales y seguras para las personas que se ven obligadas a huir de sus países de origen", que la Unión Europea y España "cumplan con su responsabilidad de acogida" y que se establezca "una estructura sólida de apoyo en los países de acogida".

"Necesitamos que se nos acepte. Son cosas que no están en nuestras manos si nos toca huir y no tenemos otra opción más que solicitar asilo", ha relatado Rosana Maraona, que llegó a Zaragoza en el año 2016 como refugiada desde Honduras.

Maraona forma parte de los 214 refugiados que han llegado a Zaragoza en tres años a través del Programa Estatal de Acogida, 63 de ellos en el 2017, y que son atendidos en la ciudad por Cruz Roja, Accem y CEPAIM.

"La sociedad civil está empujando porque se cumpla el derecho de asilo y el derecho internacional de acogida y en estas situaciones tenemos que estar próximos a la gente y a la defensa de valores que son los derechos humanos", ha expresado el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, que ha formado parte de la cadena humana en la que también han estado presentes otros representantes políticos.

Para él, Zaragoza es "ciudad de refugio y de acogida" y está haciendo un "buen trabajo pese a la tristeza de que el Gobierno central haga caso omiso al compromiso de traer a 16.000 refugiados", ha matizado el primer edil.

Etiquetas
Comentarios