Despliega el menú
Zaragoza

Valdefierro estrena un pulmón verde de cuatro hectáreas en el entorno del Buen Pastor

El antiguo centro de menores espera una segunda oportunidad tras varios proyectos fallidos.

Un paseo con premio. Los inmigrantes de la escuela taller regalaron plantas a quienes se acercaron ayer hasta la avenida de los volcanes para asistir a la inauguración del jardín emergente de Valdefierro.
Un paseo con premio. Los inmigrantes de la escuela taller regalaron plantas a quienes se acercaron ayer hasta la avenida de los volcanes para asistir a la inauguración del jardín emergente de Valdefierro.
Aránzazu Navarro

Valdefierro inauguró ayer un pulmón verde de cuatro hectáreas en el entorno del Buen Pastor, acondicionado por una escuela taller financiada por el Gobierno de Aragón. Lo hizo sin ningún plan para el antiguo centro de menores, que sigue esperando a que la crisis amaine tras convertirse años atrás en foco de robos y actos vandálicos.

"Hoy estamos contentos. Tras cinco largos años tenemos algo tangible", aseguró Eduardo Picazo, portavoz de los vecinos. Aunque dicen tener "varias ideas" para que este espacio pueda convertirse en una "palanca de desarrollo humano", la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, descartó prometer nada, ya que la Comunidad afronta "un momento muy difícil" que hace que haya que seguir haciendo esfuerzos "para levantar los servicios públicos".

Sí confió en que en un futuro pueda desarrollarse un proyecto "para todos". Para el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, este es un ejemplo de cómo se ha de reconciliar la ciudad con la naturaleza. También aludió al uso del Buen Pastor. "Cuando se pueda hacer algo, se hará con las propuestas que digan los vecinos", señaló. El regidor adelantó que el Consistorio podría optar a un proyecto Life que se financiaría a través de la comunidad europea y permitiría enlazar este parque con el del barrio Oliver.

En los últimos años, la escuela taller, que va ya por su segunda edición, ha formado y empleado a jóvenes con dificultades. Su director, Pablo Viscasillas, estima que para culminar el proyecto se necesitarán al menos dos fases más. "La primera permitió vislumbrar la potencialidad del entorno y la segunda, continuar la labor", señaló, al tiempo que recalcó que "queda mucho por hacer", ya que hay que poner bancos, papeleras, mesas...

A partir de hoy, serán los vecinos quienes se encarguen de mantener y "dar vida" al ahora conocido como jardín emergente de Valdefierro, que hasta hace unos años era una zona plagada de maleza a la que, según Broto, "no se podía ni entrar". Ayer, fueron muchos los que se acercaron hasta la avenida de los Volcanes para dar un primer paseo. Los hubo, no obstante, que recordaron que Valdefierro sigue teniendo importantes carencias en materia de zonas verdes en comparación con otros barrios de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios