Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Los vecinos de Calatorao llevan más de seis meses sin poder consumir agua del grifo

El Ayuntamiento mantiene la recomendación hasta que se construya la potabilizadora. La factura ya se rebajó un 15%.

El Ayuntamiento de Calatorao recomendó hace más de seis meses a los vecinos que no consuman agua del grifo, después de los problemas detectados en el abastecimiento en diciembre del año pasado. El alcalde, David Felipe, reconoció que esta limitación continuará hasta que se construya la potabilizadora, que eliminará los residuos sólidos y garantizará el suministro, y cuya construcción está pendiente de la autorización por parte del Gobierno de Aragón.

"Hacemos análisis todas las semanas y los últimos datos están bien, pero no hemos levantado la restricción porque no podemos controlar la turbidez", puso de manifiesto el responsable local. Felipe recordó que a finales del año pasado tuvieron que trasladar a la población a través de las redes sociales y de la app municipal los problemas que se estaban registrando, y que obligaban a muchas familias a comprar agua embotellada. Este aviso se tomó tras detectar que los niveles de turbidez del agua superaban el límite recomendado. Entonces, para evitar el desabastecimiento, conectaron el sistema con unos pozos, que estaban clausurados desde hace tiempo al detectar plaguicidas. Superada esta situación, el Ayuntamiento retomó el suministro de Yesa, que funciona desde 2014.

Para tratar de minimizar el impacto en los hogares, el Consistorio decidió rebajar un 15% la factura del agua desde principios de este año aunque, tal y como dijo el primer edil, "no es comparable a las molestias que puede ocasionar a la gente". En muchos hogares se están comprando botellas y garrafas para agua de boca o también para cocinar. En algún bar de la localidad, incluso, emplean el agua embotellada para los cafés.

La solución, según dijo el alcalde, pasa por construir una potabilizadora que elimine los residuos sólidos y evite que el agua salga turbia por el grifo. El proyecto para que esta instalación se convierta en realidad fue aprobado en pleno y adjudicado. El terreno escogido para esta planta, cerca del depósito, está junto a la ermita del Calvario, por lo que el Ejecutivo autonómico obligó a realizar una modificación del Plan General de Ordenación Urbana. Un trámite que se tuvo que cumplir para que la DGA conceda la autorización definitiva para su construcción. En este sentido, como adelantó David Felipe, el Ayuntamiento confía en que este proyecto reciba el visto bueno del próximo Consejo Provincial de Urbanismo, previsto para este mes, para poder iniciar las obras lo antes posible. En este sentido, el responsable local adelantó que la construcción de la planta se podrá completar en dos meses.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión