Despliega el menú
Zaragoza

El falsificador de San José vendía a cinco euros los billetes de 50 que fabricaba en su casa

En ocasiones los fiaba a los miembros de su banda, que se gastaban el dinero en drogas y no siempre le pagaban.

El Jefe de la Brigada de la Investigación del Banco de España, Juan Bañuelos, en Zaragoza.
El Jefe de la Brigada de la Investigación del Banco de España, Juan Bañuelos, en Zaragoza.
José Miguel Marco

El vecino de Tenor Fleta detenido por falsificación de billetes, Javier G. A., alias ‘Gallego’, es un experto informático que había hecho de la fabricación de billetes de 50 euros su reto personal y trataba de superarse en cada prueba. A veces, entregaba a sus colaboradores billetes gratis solo para comprobar si eran detectados. Pero lo normal era que se los vendiese por 5 euros. No obstante, en ocasiones llegó a fiárselos y al final no los cobró porque sus ‘pasadores’ se gastaron el dinero en drogas.

Así pudo constatarlo la Policía Nacional durante la larga investigación que comenzó en julio de 2016 y culminó el pasado 1 de junio con la detención de Gallego y cinco de sus seis cómplices, ya que uno, Raúl B. J., alias Maño o Frodo, está en paradero desconocido tras decir por teléfono a los investigadores que ya lo podían poner directamente en búsqueda que no pensaba acudir a Jefatura.

Para los agentes, Javier G. A., al que defiende Javier Osés, es el falsificador y líder del grupo. Es experto en internet y conocedor de sus entresijos, lo que le permitía adquirir el material necesario sin dejar demasiado rastro, compras que pagaba con monedas virtuales (Bitcoin). La Policía halló en su domicilio la mayor parte del material empleado para fabricar los billetes: tres ordenadores, ocho impresoras, dos plastificadoras, dos máquinas de estampación en caliente, tintas, papel y cartuchos. Además, en un local alquilado en la calle de Augusto Borderas, cerca de su casa, hallaron tres guillotinas, un ordenador, escáneres, entre otros efectos. Los agentes creen que era en el local donde terminaba la falsificación.

El grupo de Gallego estaba formado por cuatro hombres: José Enrique M. L., alias Quique; Manuel B. R., alias Lolo; Raúl B. J. y Carlos H. P., y dos mujeres: Pilar S. D. y Cristina A. V. Salvo el líder y Quique, el resto está en libertad provisional por estos hechos. Según la Policía, todos conocían lo que hacía Javier G. A. y tomaban medidas de seguridad para no ser descubiertos: cambiaban de móviles, usaban palabras en clave, cuidaban las citas y utilizaban intermediarios para comunicarse.

A los implicados les une su afición por el consumo de estupefacientes y varios tienen antecedentes por otros hechos delictivos. Este es el caso de José Enrique M. L., que además de comprar las drogas a Frodo y Lolo e introducir moneda falsa en el circuito legal, solía robar en trasteros. Los agentes detectaron que usó un billete falso para comprar un ratón en una tienda de informática y también los empleó para pagar servicios sexuales a prostitutas.

En cuanto a Lolo, los policías afirman que es la persona que más se cuidada de no hablar por teléfono y simultaneaba el ‘pase’ de moneda falsa con el tráfico de drogas, lo mismo que Frodo, a quien Carlos H. compraba sustancias estupefacientes. Respecto a las dos mujeres, Pilar S. D. es pareja de Gallego y Cristina A. V., una amiga. Ambas conocen su actividad. Esta última declaró que Javier G. A. probó una vez a hacer también ‘speed’, pero que no le salió bien y estaba dedicado en pleno a la falsificación de billetes desde hace un año.

Etiquetas
Comentarios