Despliega el menú
Zaragoza

Prisión para el hombre que perdió los dedos manipulando un explosivo casero

El juez investiga al vecino del Camino de las Torres por un delito de tenencia de sustancias incendiarias y componentes para la fabricación de bombas.

Alfonso S. V., de 38 años, se encuentra en prisión provisional como presunto autor de un delito de tenencia de sustancias explosivas. El hombre, vecino del Camino de las Torres, perdió los dedos de una mano cuando le estalló el artefacto que estaba fabricando en su propio domicilio. El juez instructor del caso decidió enviarlo a la cárcel tras conocer que la Policía incautó en su casa elementos y componentes suficientes para fabricar artefactos, tanto explosivos como incendiarios, con alto poder de destrucción, delito castigado con penas de cuatro a ocho años de prisión.

El suceso se produjo el pasado 31 de mayo en el piso de esta persona, en el 9º D del número 41 de la mencionada avenida. Sobre las 0.45, una fuerte detonación alertó a los vecinos del inmueble. Cuando la Policía acudió al lugar, encontró a Alfonso S. V. herido de gravedad en una mano, lesiones que se había causado al hacer explosión el material que estaba manipulando.

El hombre fue trasladado al hospital, donde fue atendido de amputaciones traumáticas de varios dedos. Mientras tanto, los agentes registraron su domicilio, en el que hallaron sustancias químicas susceptibles de ser usadas como componentes de una bomba, como nitrato de potasio, ácido sulfúrico, ácido nítrico, gasolina, pólvora y otras sustancias comunes en cualquier vivienda, como el agua oxigenada o el azúcar que combinadas con las anteriores pueden resultar peligrosas.

Fuentes policiales reiteraron ayer que, en principio, no se ha encontrado nada que relacione a este individuo con alguna actividad extremista o terrorista, aunque el material que almacenaba entrañaba gran peligro.

Como explicaron sus vecinos el día de los hechos, la explicación al suceso estaría en la afición desproporcionada que desde hace años esta persona tiene por los artefactos pirotécnicos. De hecho, este no era el primer incidente que protagonizaba aunque sí el más grave. En otras ocasiones los residentes han tenido que llamar a la Policía porque había arrojado por la terraza algún artilugio explosivo por mero divertimento. También su cuenta de Facebook revela su gusto por este peligroso hobby y le llama "míster dinamita".

Etiquetas
Comentarios