Despliega el menú
Zaragoza

Urgencias del Servet roza los dos millones de atenciones al celebrar su 10º aniversario

Las actuales instalaciones, de 4.500 metros cuadrados, se abrieron por completo en julio del año 2007. La renovación tecnológica y las mejoras asistenciales, los retos de futuro.

La sanidad aprueba para la mayoría de los aragoneses
El jefe de sección de Radiología de Urgencias, José María Artigas; la supervisora de Unidad de Enfermería, Felisa Andrés; el coordinador de Urgencias, Javier Povar; la supervisora de Enfermería del Área de Urgencias, Sonia Sánchez; la supervisora de Enfer
Guillermo Mestre

Un antes y un después. Esto supuso la apertura de las actuales Urgencias del hospital Miguel Servet de Zaragoza, que se abrieron al completo en julio de 2007 y que triplicaron el espacio de las antiguas instalaciones. El servicio, al que se suman las asistencias del Materno Infantil, está a punto de alcanzar los dos millones de atenciones en su décimo aniversario, con 199.000 solo durante el año pasado.

La inauguración de este espacio, en el que se invirtieron seis millones de euros, llevó consigo un cambio en los circuitos de atención de los pacientes, un incremento considerable de personal (actualmente trabajan más de 200 personas) y una renovación tecnológica sin precedentes.

Las Urgencias del Miguel Servet se convirtieron entonces en una de las más modernas y avanzadas de la Comunidad e incluso del país. De hecho, fue el primer hospital aragonés donde se implantó la historia clínica informatizada, que "ayudó a todas las necesidades de gestión que se generaron", recuerda el coordinador de Urgencias, Javier Povar. Pero Aragón fue también pionero en instalar una zona de Radiodiagnóstico, de 1.520 metros cuadrados, en la misma planta de Urgencias, con resonancia magnética, escáner, telemando, dos ecógrafos y cuatro salas de rayos. "Cambió el concepto de trabajar. Estamos a 50 metros del paciente. Nos hemos metido en el esquema de trabajo de los equipos de Urgencias", explica el jefe de sección de Radiodiagnóstico del Servet, José María Artigas. Actualmente, se hacen 15.000 escáneres al año, más de 90.000 radiografías y 10.000 ecografías.

La realidad es que la mejora de las Urgencias y la ampliación del espacio trajeron consigo un incremento de atenciones considerable (crecen entre un 3% y un 4% cada año). Si hace una década se contabilizaban unas 180.000 anuales, ahora suman 199.000, casi 20.000 más.

Pero, ¿qué ha motivado este aumento de consultas? Povar reconoce que su mayor accesibilidad –otros recursos sanitarios están más limitados en tiempo y recursos– y la "buena atención y confianza" en las Urgencias han tenido un "efecto llamada" y han disparado las visitas a este servicio. En su opinión, aunque la realidad demuestra que muchas de estas consultas son banales, podrían resolverse en centros de salud y hay que seguir invirtiendo en educación sanitaria, el incremento no puede achacarse ni mucho menos a un uso indebido de las Urgencias.

Para Povar, la principal causa del aumento está directamente relacionada con uno de los hándicap más importantes de la población aragonesa: el envejecimiento. La edad conlleva más pacientes crónicos y pluripatológicos que precisan una atención más especializada y, sobre todo, un mayor número de hospitalizaciones.

Problemas de "drenaje"

Es esa necesidad y, en ocasiones, falta de camas para ingresar la que genera un "cuello de botella" en Urgencias y las famosas camas cruzadas en los pasillos. De hecho, en los últimos meses, Sanidad ha estado trabajando en planes para disponer de más habitaciones libres. Han agilizado las altas en las plantas y Sanidad ha elaborado un plan de crónicos, con el que se intenta que estos enfermos no pasen por Urgencias sino que vayan directamente a Medicina Interna. "Hemos tenido problemas y los tendremos, pero hay que procurar que estos sean más cortos en el tiempo. Se han intensificado medidas para facilitar el drenaje de pacientes", explica Povar, que recuerda además que se ha reforzado la relación con otros centros y el Servet les deriva para ingresar unos 1.300 pacientes al año.

El servicio de Urgencias del hospital Miguel Servet de Zaragoza es una máquina en el que todas sus piezas humanas (que han crecido considerablemente) y materiales tienen que funcionar a la perfección para que los resultados sean óptimos. Los supervisores reconocen que la organización de 45 facultativos, un centenar de enfermeras y otras 80 auxiliares de enfermería es una de las cuestiones que más dificultad entraña, pero también el volumen de personas que diariamente entra por la puerta del hospital. "Lo difícil es gestionar tanta gente", explica la supervisora de Enfermería del Área de Urgencias del Servet, Sonia Sánchez.

¿Y de cara al futuro?

Urgencias no puede mirar atrás. Sus pasillos nunca descansan. Permanecen abiertos 24 horas los 365 días al año. Por ello, sus responsables trabajan siempre de cara al futuro. Centran sus esfuerzos en mejorar los procesos asistenciales, terminar de consolidar la plantilla (en el último año se ha conseguido algo), continuar con la formación del personal y, sobre todo, renovar la actual tecnología e incorporar las máquinas más modernas para, según destaca Artigas, "garantizar a los pacientes la exploración más adecuada en el tiempo más adecuado". Hay que recordar que la mayoría de equipos tienen ya diez años y suman millones de pruebas. Por ello, confían en que los responsables sanitarios incluyan en sus planes más inmediatos la adquisición de nuevos equipos.

Entre los retos para los próximos años, figura también conseguir que el Ministerio de Sanidad reconozca la especialidad de médico de Urgencias, como ya lo han hecho 22 países europeos. Esto permitiría una formación homogénea en las competencias para todos los profesionales.

Etiquetas
Comentarios