Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

El servicio de wifi municipal apenas registra usos después de haber costado 3,5 millones

La mitad de los 462 puntos de conexión no funcionan y en abril solo se adquirieron 28 abonos. El Ayuntamiento y la empresa concesionaria estudian alternativas ante el fiasco del Wizi.

Una ciudadana observa el móvil en la zona Wizi de la plaza del Pilar.
El servicio de wifi municipal apenas registra usos después de haber costado 3,5 millones
Guillermo Mestre

Seis años después de su estreno y tras una inversión pública de 3,5 millones de euros, el balance que arroja el servicio de wifi municipal, conocido como Wizi, es desolador. De sus 462 puntos de conexión en la calle, solo funcionan poco más de 200 y durante el pasado abril solo se vendieron 28 abonos. ?Y las previsiones no son optimistas. A la espera de tomar una decisión sobre su futuro, el Ayuntamiento de Zaragoza y la empresa concesionaria, Eurona, constatan que es inviable tal y como está configurado.

Aunque hubo una fase piloto en el año 2008, con motivo de la Exposición Internacional, el servicio Wizi se estrenó en junio de 2011 y fue uno de los proyectos estrella del anterior gobierno del PSOE, en el marco de la ciudad tecnológica que prometió el exalcalde Juan Alberto Belloch bajo el paraguas de la denominada Milla Digital. Con esta iniciativa se pretendía dar acceso inalámbrico a internet a precios asequibles en el centro urbano y en algunas zonas de los barrios, como plazas y parques. Nació con el objetivo de alcanzar los 10.000 usuarios.

La fuerte inversión que requirió en sus distintas fases de implantación fue con cargo al fondo estatal de inversión local que puso en marcha el Gobierno de Rodríguez Zapatero. A cambio de la gestión, Eurona, debía abonar un canon anual de 25.000 euros, además de otro variable por el 25% de los ingresos. Por otro lado, la empresa debía reinvertir el 9% de los ingresos para la mejora de la red y el servicio.

Un uso "residual"

Hubo diversas ofertas y campañas de promoción, aunque nunca llegó a cuajar. No obstante, en sus primeros tiempos y gracias al tirón de la tarjeta ciudadana llegó a tener 5.000 abonados y 150.000 conexiones al mes. Pero la evolución tecnológica, la proliferación de los dispositivos móviles con datos a precios bajos y la progresiva desaparición del ‘roaming’ han ido eliminando los atractivos que pudo tener en su momento, por ejemplo para los turistas que visitaban la ciudad. El desplome ha sido constante en los últimos años hasta el nivel actual, que no supera los 30 abonos mensuales. "Tiene un uso residual", se admitió desde el Consistorio zaragozano.

Según fuentes municipales, en abril se vendieron 14 abonos de un día, que cuestan 3 euros cada uno, 6 abonos de 3 días (6 euros), 8 abonos de 30 días (15 euros). Estos son los únicos servicios de pago que ofrece en la actualidad el servicio Wizi, después de que el pasado mes de agosto se decidiera suspender temporalmente la emisión de nuevos abonos "por problemas de operatividad de la red". Esto afectaba sobre todo a los anuales, los más atractivos en precio (costaban 30 euros).

Las citadas fuentes indicaron que además de estos abonos se producen "entre 1.000 y 2.000" conexiones "ocasionales" al mes de usuarios de tarjeta ciudadana, que disponen de 15 minutos gratis de conexión al día. Pero es evidente con este nivel de usos "a la empresa no le resulta rentable" este servicio, como indicaron las mencionadas fuentes municipales.

Sin labores de mantenimiento

En este contexto de falta de abonos (y por lo tanto de ingresos), la red Wizi atraviesa graves problemas de mantenimiento. Según confirmaron fuentes municipales "hay entre 200 y 220 puntos de acceso funcionando en este momento". Hay que tener en cuenta que se instalaron 462. "Se han producido incidencias diversas y ha habido casos de vandalismo", explicaron desde el Ayuntamiento. No consta que haya planes de repararlos.

¿Qué opciones de futuro le quedan a este servicio? El contrato a Eurona se adjudicó en marzo de 2011 por un plazo de cuatro años, aunque los pliegos de condiciones establecían la posibilidad de hacer prórrogas anuales durante un máximo de tres. Por lo tanto, se ha entrado en el último año de contrato del Wizi y ahora habrá que decidir si se reorienta o se cierra definitivamente.

"Se está en un proceso de rediseño del servicio con la idea de responder a las nuevas necesidades de conectividad de los ciudadanos, que son distintas a las de cuando se puso en marcha originariamente", se limitaron a decir fuentes de Eurona. El Ayuntamiento confirmó que "habrá que tomar una decisión" de cara al futuro, aunque también advirtió que no genera quejas. Eso sí, el Wizi deja detrás de sí un despilfarro de 3,5 millones de euros de dinero público.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión