Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Las líneas 30, 35 y las dos circulares son las que más viajeros han ganado en lo que va de año

La 24 sigue siendo la más demandada, mientras que la 22 y la 44 han perdido usuarios respecto al primer trimestre de 2015. El carril bus del paseo de la Constitución ha hecho que los itinerarios que lo atraviesan mejoren su puntualidad un 9%.

Un ciclista circula por la calle de Don Jaime Icon un vehículo de la línea 39 a sus espaldas.
Las líneas 30, 35 y las dos circulares son las que más viajeros han ganado en lo que va de año
Guillermo Mestre

Un año entero ha tardado la red de bus de Zaragoza en recuperar su nivel de usuario tras la huelga de 123 días que castigó a los viajeros entre diciembre de 2015 y abril de 2016. Los responsables de Movilidad y Servicios Públicos respiran aliviados, si bien es cierto que hay líneas que han ido ganando demanda y otras que, sorpresivamente, se desdibujan.

Los buses de la línea 30 y 35 van cada día un poquito más llenos, como también sucede con las lanzaderas de los barrios del sur al tranvía que han ganado no pocos viajeros, en relación al primer trimestre de 2015, año con el que es obligado hacer la comparativa porque el 2016 fue el de la sangrante huelga que hizo que los usos cayeran en torno al 25%. La escaparela de línea que más crece es para la que cubre el trayecto entre Las Fuentes y la plaza de Paraíso (la 30), que ha subido un 7,16% y transporta a diario a unos 5.330 zaragozanos.

El itinerario entre Parque Goya y Vía Hispanidad (la 35) también ha aumentado su demanda (un 4,06%) y son ya más de 15.900 ciudadanos los que hacen uso de ella a diario. Llamativo también es el incremento de las lanzaderas de los barrios del sur hasta el tranvía –rotuladas con los números del 54 al 59– que crecen sin excepción, sobre todo, la que llega hasta Arcosur, que ya transporta ca día a 628 vecinos. Las dos circulares siguen exhibiendo músculo y suman más de dos millones de viajeros en apenas los tres primeros meses del año.

En el otro lado de la balanza, hay líneas en las que o bien están perdiendo atractivo o bien está costando más recuperar la confianza de los usuarios. Se trata, por ejemplo, de la 44, que baja un 7,71% o de la 29, que cae un 5,73%. La más perjudicada, no obstante, es la lanzadera C1, la que une la plaza de las Canteras con el cementerio, que ha perdido 7.150 viajeros de un año para otro.

Perfeccionar la red

Cifras y variaciones al margen, la responsable municipal de Movilidad, la concejal Teresa Artigas, se muestra satisfecha por la mejora de efectividad del servicio. Así, en concreto, se felicita de que las frecuencias de los buses estén mejorando e informa de que la red ha pasado de un 79 a un 82% de puntualidad. Además, "se constata una especial mejora de aquellas líneas que tenían peores resultados", explica Artigas, al tiempo que cuenta que todos los itinerarios que pasan por Constitución han mejorado este parámetro entre un 6 y un 9%, gracias a la implantación del carril bus. Esta medida fue recientemente aplicada en otras vías de la ciudad –como Mariano Barbasán o Hernán Cortés–, lo que también permitió que líneas como la 24 y la 35, que eran las más impuntuales, vieran incrementado su ratio de paso en casi diez puntos.

Artigas insiste que se ha conseguido recuperar "la pérdida de usuarios" que se produjo tras la huelga de cuatro meses del año pasado y apunta que se constata un aumento de un 0,16% de viajeros, comparando el primer trimestre de 2015 con el correspondiente periodo de 2017. De un total de 22.680.091 viajeros en el primer trimestre de hace dos años se ha pasado a 22.715.998 en la actualidad (en 2016 apenas se contabilizaron 17.677.383 viajeros).

Críticas y recortes

En el Consistorio continúan pendientes también de los estudios de prioridad semafórica, que se centrarán en diez cruces en el eje de Sagasta y permitirá acortar los tiempos de los viajes de las líneas 31 y 33. Además, en Movilidad ponen el acento en que la red de bus se está mejorando gracias a "intervenciones en la accesibilidad en las paradas y a la adquisición de los nuevos híbridos".

Desde el colectivo de trabajadores, no obstante, denuncian las continuas averías e incendios en algunos vehículos. El Colectivo Unitario de Trabajadores de Avanza-Zaragoza asegura que una veintena de autobuses prestan servicio con una antigüedad que rebasa los 16 años que establece el pliego de condiciones. En los próximos días, además, tendrán que definirse los recortes estivales del servicio, que hará que en torno al 20% de la flota se quede en cocheras y las frecuencias se resientan.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión