Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La falta de luminosidad en “un punto crítico” preocupa en La Jota

Vuelven a solicitar que se pode el arbolado o que se incorporen luminarias bajas cerca de un paso de peatones en la confluencia de la avenida de La Jota con Felisa Galé.

La falta de luz en algunos puntos de La Jota preocupa a los vecinos
La falta de luminosidad en “un punto crítico” preocupa en La Jota
P. S.

Desde hace un par de años, con la llegada de la estación primaveral, su preocupación aumenta. “Las ramas de los árboles han vuelto a crecer y estamos en la misma situación”, revela Juan Antonio Andrés, representante de la asociación de vecinos La Jota, al referirse a una problemática de falta de luminosidad derivada del estado del arbolado y que afecta a un punto muy concreto.

En general, “no falta iluminación en el barrio”, explican fuentes vecinales. Si bien, “hay un lugar crítico donde las ramas se ‘comen’ la luz de la farola, dificultando la visibilidad adecuada, sobre todo, en el paso de peatones”. Concretamente, aluden al paso de cebra que se encuentra en la confluencia de la avenida de La Jota con la vía Felisa Galé, en las proximidades del centro de salud La Jota –“este posee solo una farola en uno de los lados cubierta por el arbolado”-.

Además, “es un cruce complicado”, añade Andrés. Se encuentra entre dos de las principales calles del barrio de la margen izquierda, “muy transitadas por peatones, autobuses y vehículos privados”. Como los ejemplares se sitúan al lado de las farolas y sus ramas se encuentran a baja altura, “en cuanto crecen un poco, cubren la luminaria y quitan toda la luz”, lamentan desde el colectivo.

Una situación muy parecida a la que hasta hace poco se daba en otro paso de peatones situado en el entorno de la entrada del instituto Pilar Lorengar, en la calle Miguel Asso: “A un lado se levantan plataneros y al otro, pinos. Recientemente se cortaron algunas de sus ramas que tapaban las farolas, y ahora sí que se ve suficientemente”, relatan.

Ya han solicitado en varias ocasiones y en la comisión de Servicios Públicos del distrito del Rabal que se intervenga para solucionar este asunto, el cual consideran que “ya lleva un tiempo pendiente”. Lo ideal, dicen, sería realizar “una buena poda lo antes posible” o que se colocase un brazo más bajo a las farolas existentes, “como se ha hecho en otros puntos de la ciudad”, con el propósito de aumentar la luz y evitar  problemas durante el verano o “posibles accidentes en situaciones en las que el conductor no pueda apreciar a quienes estén cruzando la calle”, indican mientras se refieren a anteriores sustos que ya se han producido en ambos lugares.

Asimismo, las vías Baluarte Aragonés y María Virto también sufren situaciones parecidas. La primera “posee dos tramos muy sombríos, de unos diez metros cada uno, cuyas aceras se quedan a oscuras como consecuencia del estado de los árboles”; y la segunda, “también cuenta con arbolado de gran porte que deja diferentes zonas sin luz”, manifiesta el representante vecinal.

Múltiples baldosas sueltas

Otra de las cuestiones que inquieta a los vecinos de La Jota es el estado de algunas baldosas en puntos como la plaza La Albada o las calles Pascuala Perié, Miguel Asso y Balbino Orensanz. Las “múltiples piezas sueltas y rotas” han provocado tropiezos: “Hace unos días, una vecina se cayó en la puerta del centro cívico”, recuerda Juan Antonio Andrés.

Estas baldosas “se van soltando por el tráfico y por las raíces de los árboles, que terminan levantando las aceras, en malas condiciones”, detallan desde la agrupación, que insiste en un arreglo paulatino del pavimento con el fin de reducir el riesgo de caídas entre los viandantes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión