Despliega el menú
Zaragoza

El Plata: aniversario de un cierre que duró 16 años

Este local reabrió sus puertas en 2008, de la mano del cineasta Bigas Luna.

Las actuaciones de Conchita Lucero, Christa, Marga Castillo y Mary de Lys animaron la última noche del café-cantante El Plata de Zaragoza antes de cerrar por obras en mayo de 1992.
Las actuaciones de Conchita Lucero, Christa, Marga Castillo y Mary de Lys animaron la última noche del café-cantante El Plata de Zaragoza antes de cerrar por obras en mayo de 1992.
Maite Fernández / Heraldo de Aragón

Hace 25 años, el café cantante El Plata, uno de los establecimientos más conocidos y carismáticos de Zaragoza, cerraba sus puertas temporalmente. Los responsables del local afirmaron a HERALDO dos días antes del cierre que no debía "cundir el pánico" respecto al futuro de la sala, ya que volvería a abrir antes de las fiestas del Pilar de ese mismo año. Solo necesitaban cuatro meses para reformar el interior y adaptarlo a diversas normas municipales, que exigían comenzar ya las obras. Sin embargo, no ocurrió así; El Plata tardó la friolera de 16 años en volver a abrir sus puertas, un periodo en el que se sucedieron continuas intentonas y proyectos para reabrir el local.

El Plata alzó de nuevo la persiana el 20 de junio de 2008, siete días después del inicio de la Expo, con Bigas Luna como ideólogo. No estamos lejos, por tanto, del décimo aniversario de esta reapertura, ni tampoco del centenario de la apertura, que data de 1920.

Así contó Rafael Campos en HERALDO DE ARAGÓN el cierre “temporal” hace 25 años.

Apoteosis de El Plata

Este emblemático café cantante, excavado casi en una cueva de El Tubo, es casi una postal tan representativa como el Pilar, o los joteros. Una postal con luces de neón y candileja rancia, pagana y bullanguera, que de tanto en tanto reúne a un público heterogéneo y monta su peculiar "sarao", entre inimitables sones de una orquestina relajada y filosófica (que contempla desde arriba, sin creérselo en absoluto, la humanidad desparramada por la sala) y las coplas y cuplés más frescamente cantados y vividos por las señoras que figuran en el cartel correspondiente. Todo un fenómeno.

El Plata tiene por dentro como un forro de tiempo, una pátina de ocres de humo adherido a sus paredes y columnas (y, a lo mejor, hasta a algún que otro incondicional) que han dejado miles y miles de clientes a lo largo de sus innumerables tardes y noches en que ha permanecido abierto. Por eso, ahora que cierra sus puertas durante cuatro meses. El Plata ha celebrado una momentánea despedida en la que se liquidaron existencias alcohólicas, se dijo adiós a su apariencia habitual, y se hicieron votos por su reapertura (allá para mediados de septiembre).

Para esta apoteosis se reunió a lo más carismático de su elenco: Conchita Lucero, Christa, Marga Castillo y Mary de Lys formaron un cartel inusual, y arropadas por un público entusiasta, derramaron sus canciones mientras caldeaban el ambiente hasta un final a cuatro (‘La chica del diecisiete’) en el que no faltaron unas lágrimas de emoción entre ovaciones, flores, besos y despedidas.

Al Plata, pues, le van a lavar la cara. Para eso cierra sus puertas temporalmente, y eso es una noticia en la vida cotidiana de la ciudad. En la noche de la despedida, no faltaron compañeros de las artistas (Enrique de Jerez, que cantó ‘Granda’, y la «'vedette' Mandy, que, secundada por un espontáneo, animó a la parroquia un poco más), y hasta algunos miembros de la compañía que actúa en el Teatro Principal, con Josep Mª Flotats y Juan Echanove al frente, se tomaron una copa entre los parroquianos disfrutando del especial ambiente de celebración que se vivió en la noche de la despedida. En septiembre, El Plata abrirá de nuevo con un aspecto remozado, el calendario volverá a correr de nuevo para su segunda historia y, seguramente, mantendrá ese carácter particular y emblemático que lo hace tan peculiar y querido por el público.

Noticia de hemeroteca recopilada por Elena de la Riva y Mapi Rodríguez. Documentación de Heraldo de Aragón.

Etiquetas
Comentarios