Despliega el menú
Zaragoza

La primera 'modateca' de Zaragoza se abre paso

Una joven zaragozana ha diseñado un proyecto para crear un ‘ecoespacio’ en el que lo que se presta y alquila, en lugar de libros, son prendas de ropa y complementos sostenibles.

La zaragozana Taimyr Faye primera 'modateca' de Zaragoza se abre paso.
La primera 'modateca' de Zaragoza se abre paso
Heraldo.es

Estudió patronaje y moda, se marchó al extranjero para continuar con su formación y acaba de volver a Zaragoza con un propósito muy claro: abrir la primera ‘modateca’ de la ciudad. Es parte de la historia de Taimyr Faye, joven que ha participado en la séptima edición del Semillero de Ideas, programa formativo para emprendedores de Zaragoza Activa.

Como “un ecoespacio diferente que sueña con darle a las prendas mil y una vidas” define la artífice del proyecto un lugar que, sobre el papel, quiere parecerse a una biblioteca, pero con la diferencia de que lo que allí se prestará no serán libros sino prendas de ropa y complementos elaborados de forma sostenible.

Su funcionamiento es sencillo: los socios, con su carné, podrían alquilar las prendas, vestirlas y después devolverlas –aunque también existirá la posibilidad de hacerlo puntualmente sin ser adepto de ‘La Modateca’- a cambio de una cuota mensual. “Por ejemplo, con 20 euros al mes se podrían alquilar tres prendas intercambiables. Una vez pasado ese tiempo, nosotros nos encargaremos de lavar, planchar y preparar de nuevo la ropa”, detalla la zaragozana.

La idea de dar forma a este peculiar lugar le sobrevino ya hace varios años, pues el intercambio de prendas con su entorno más cercano siempre había sido una constante. “Imaginé un sitio en el que se pudiese alquilar ropa de una manera cotidiana y diferente. Un día, leí que en países como Holanda ya existía el concepto de negocio y funcionaba”, reconoce Taimyr, que también se ha inspirado en otros similares de Madrid o Barcelona.

Faye defiende que la de la moda es una industria “insostenible” en cuanto a materiales, procesos de fabricación, consumo excesivo o impactos sociales y medioambientales; y por ello ha decidido apostar por una “filosofía diferente”, traducida en la importancia de lo sostenible, lo artesano o lo único, y la visibilidad de los diseñadores de la tierra y sus diferentes estilos. Por el momento, su idea es contar con productos hechos en España con tejidos sostenibles o fibras puras, así como en dos líneas: fiesta y casual para el día a día.

Si bien, se ha encontrado con una pequeña piedra en el camino. “He comprobado que existe un gran problema a la hora de localizar firmas y proveedores de este tipo de ropa. El abanico en cuanto a variedad es limitado y llenar un lugar de prendas y complementos sostenibles, complejo”, explica. Así, la anterior es una de las razones que le han llevado a decidir dar, al mismo tiempo, un primer paso con sus propias creaciones: “Ahora me planteo lanzar una nueva marca de moda y venta ‘online’ para la próxima temporada de otoño-invierno con el objetivo de analizar la respuesta que tiene en nuestra ciudad”.

Un paso más

Esta joven emprendedora se ha propuesto dar un paso más en pro del consumo responsable y tratando de barrer prejuicios a través de esta fórmula que va más allá de la venta de ropa de segunda mano, sino que se basa en su préstamo y devolución. “La segunda mano se ha ido interiorizando en el universo de la moda, pero todavía cuesta coger algo prestado para tu día a día o, incluso, alquilar una prenda para un evento concreto: no lo solemos hacer”, opina Faye.

En el armario de muchos duermen prendas que se han utilizado un día, que se han comprado y apenas se lucen. En este sentido, “es necesario cambiar el concepto de consumir por consumir y buscar una solución de forma consciente”, por lo que su proyecto pretende demostrar que “estrenando prendas de esta manera, en lugar de comprarlas, se puede ahorrar dinero, combinar estilos, ayudar a crear un ecosistema más sostenible y apoyar a los diseñadores emergentes”.

Con tales ideales y  su plan de negocio ya desarrollado, Taimyr sigue trabajando en su futura ‘Modateca’ y buscando apoyos que le permitan hacer realidad este espacio físico la próxima primavera. Además, “nos gustaría incluir un pequeño café para amantes de la moda y la cultura donde se realizarán diferentes eventos, charlas, proyecciones y cursos con la finalidad de abrir mentes y nuevos caminos”, concluye.

Etiquetas
Comentarios