Zaragoza
Suscríbete por 1€

La pareja detenida por robar y trocear la estatua de Bécquer de Trasmoz acusa a un chatarrero

El Ayuntamiento pide penas que suman ocho años de cárcel para los tres y les exige los 35.000 € en que se valoró la obra.

La estatua robada.
La pareja detenida por robar y trocear la estatua de Bécquer de Trasmoz acusa a un chatarrero
Heraldo.es

El Juzgado de lo Penal número 7 de Zaragoza sentó ayer en el banquillo de los acusados a Gregorio Alegría y María Rosario Mata, pareja a la que la Policía Foral de Navarra detuvo a finales de abril de 2014 como autores del robo de la estatua de Bécquer que ‘custodiaba’ las ruinas del legendario castillo de Trasmoz. Para la Fiscalía, no hay duda de que fueron ellos quienes sustrajeron y trocearon esta escultura para venderla a peso como chatarra al tudelano Fernando Sesma. Por ello, para los primeros pide sendas penas de dos años y medio de cárcel por robo con fuerza y para el empresario año y medio por un delito de receptación.

El Ayuntamiento de Trasmoz, que ejerce la acusación particular a través del letrado Santiago Palazón, propone incluso condenas más elevadas: un total de seis años para la pareja y otros dos para el chatarrero al que colocaron la mercancía. El Consistorio reclama además a los tres los 35.000 que cuesta volver a fundir la escultura y colocarla otra vez en su pedestal. Las respectivas defensas, por su parte, exigen la absolución.

Tras casi cuatro horas de declaraciones, se esperaba que el juicio hubiera quedado ayer visto para sentencia. Sin embargo, un error en la citación de dos de los testigos –dos vigilantes de seguridad de una empresa ubicada cerca de la chatarrería donde se hallaron los pedazos de la estatua– va a obligar a convocarlos de nuevo para concluir la vista el próximo 6 de junio.

Se acusan mutuamente

El turiasonense Gregorio Alegría, al que la Policía Foral sorprendió de madrugada con el torso de la estatua y un coche lleno de virutas de metal, negó ayer ser el autor del robo. De hecho, el joven, al que asiste la letrada Carmen Sánchez, dijo que el chatarrero lo había llamado aquel día para que le echara una mano en el negocio que regenta en el polígono Las Labradas de Tudela. Según este, cuando llegó por la mañana le encargó que troceara la estatua que tenía en el almacén. Y como no le dio tiempo a terminar el trabajo, le regaló el trozo que quedaba.

La Policía Foral detuvo también por el robo del bronce a María Rosario Mata, ya que poco después de localizar a su novio con parte de la escultura apareció ella con la ropa manchada de hollín. Su indumentaria hizo sospechar a los agentes que había estado ayudando al joven a trocear la estatua, pero la mujer lo negó ayer tajantemente. De hecho, aseguró que se limitó a prestar el coche al encausado.

Llegado el momento de prestar declaración, el dueño de la chatarrería de Tudela no solo desdijo a Gregorio Alegría, sino que acusó a la pareja de haberle llevado aquella mañana un saco lleno de pequeñas piezas de bronce. Al parecer, estos le dijeron que era una primera entrega y que iban a llevarle más material.

Los funcionarios de la Policía Foral que detuvieron a la pareja recordaron que al proceder al cacheo de ambos localizaron entre sus ropas un recibo. Se lo habían dado en el negocio del chatarrero por la venta de 99 kilos de bronce a 2,5 euros el kilo.

Quien también compareció ayer en calidad de testigo fue el escultor, quien se arrogó la propiedad de la pieza y exigió una indemnización de 37.500 euros. También se ofreció a volver a fundirla utilizando los viejos moldes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión