Despliega el menú
Zaragoza

A juicio por agredir a tres hermanos que no quisieron unirse a la banda latina DDP

El fiscal pide cuatro años de cárcel para los acusados, uno de ellos preso por la reyerta en la plaza de Salamero.

Tres miembros de la banda latina Dominican Don’t Play (DDP) deberían haber sido juzgados ayer por atacar a tres hermanos de origen sudamericano que rechazaron entrar en su organización. Sin embargo, la vista tuvo que ser aplazada debido a que dos de los acusados Jeisson Giovani D. V. y Alejandro P. L. no se presentaron.

Los motivos de la inasistencia del primero –que ya tiene 35 detenciones a sus espaldas y una condena de dos años de prisión y otra de seis meses–, se desconocen. Pero respecto a Alejandro P. L., la causa fue que se encuentra en prisión preventiva desde la semana pasada por haber atacado por la espalda con un machete a otro pandillero en la riña multitudinaria que se produjo el 21 de marzo en la plaza de Salamero.

El juzgado de lo Penal número 3 desconocía esta situación y no dio aviso a la cárcel de Zuera para que trasladaran al preso a la Ciudad de la Justicia, por lo que la vista tuvo que ser aplazada.

Jeisson Giovani D. V. y Alejandro P. L. están acusados, junto a Michael D. de la C. –el único que se presentó– de haber atacado a los hermanos José, David y Kevin L. G. el 12 de julio de 2015 en el paseo de Calanda. Según la Fiscalía, los tres son miembros de los DDP, organización que fue declarada ilegal por el Tribunal Supremo en 2013 por ejercer violencia y odio sobre aquellas personas que consideran sus enemigas, entre ellos los que no pertenezcan a su banda o no quieran unirse.

Este parece ser el caso de los citados hermanos, que cuando se lo ofrecieron rechazaron agregarse al grupo delictivo. En esa ocasión no pasó nada más, pero cuando los volvieron a ver en una terraza del paseo de Calanda, sin provocación alguna, comenzaron a agredirles. Las víctimas se defendieron lanzando sillas y mesas contra los acusados. A consecuencia de la agresión, Kevin L. G. sufrió heridas en el cuero cabelludo y en la cara.

El fiscal pide para cada uno de los acusados tres años de cárcel por lesiones y un año más por pertenencia a grupo organizado. El letrado de Jeisson D., Carlos Vela, niega los hechos y pide la absolución.

Etiquetas
Comentarios