Despliega el menú
Zaragoza

El hábito del cofrade, símbolo y tradición de la Semana Santa

Los colores de los hábitos no son casualidad, sino que forman parte del simbolismo que envuelve a la Semana Santa.

Cofrades del Ecce Homo de Zaragoza, con el hábito tradicional de los terceroles
Cofrades del Ecce Homo de Zaragoza, con el hábito tradicional de los terceroles
Willtron/Wikimedia Commons

Terciopelo, lana y sarga. Estos son los principales tejidos que se utilizan en la confección de los hábitos de Semana Santa, es decir, los trajes con los que los cofrades salen en procesión. La túnica y la capa son los principales elementos de esta vestimenta, que se completan con el capirote o tercerol y el cíngulo.

Aunque estos elementos son comunes en todas las cofradías, cada una tiene su propio escudo y medalla, además de ciertos rasgos o características que las diferencian. Uno de esos aspectos son los colores de los hábitos, cuya elección tiene un claro significado de acuerdo a la liturgia cristiana.

En Zaragoza hay 24 cofradías, cuyas vestimentas se componen de 10 colores diferentes, siendo el blanco, el negro y el morado los más utilizados. El blanco es símbolo de pureza, mientras que el morado representa la preparación espiritual y la penitencia. El negro, por su parte, es símbolo de luto y respeto por la muerte de Jesús.

Otro tono muy utilizado es el marrón, cuyo uso es heredado del hábito de los frailes que contribuyeron a la creación de la Semana Santa. Prueba de ello es la vestimenta de la Cofradía de la Crucifixión, cuyo origen se remonta a los Hermanos Terciarios de la Venerable Orden Tercera de San Francisco de Asís.

A estos colores tradicionales cabría añadir,entre otros, el verde, símbolo de la esperanza, y el rojo, que representa la Pasión y la sangre de Cristo.

¿Capirote o tercerol?

Además de los colores del hábito, el gorro que cubre la cabeza de los cofrades también tiene su propio significado. El capirote tiene su origen en la época de la Inquisición. Los condenados por este tribunal religioso eran obligados a llevar esta especie de gorro, que en ocasiones llevaba pintado un dibujo que hacía referencia al delito cometido. En el siglo XVII, las cofradías y hermandades sevillanas lo incluyeron en su vestimenta como símbolo de penitencia, costumbre que se extendió por toda España.

Sin embargo, Aragón también tiene su propia tradición. El tercerol es otro tipo de capucha que cubre toda la cabeza y cuelga por detrás, cuyo nombre también hacía referencia a los antiguos portadores de pasos. El uso de este tipo de gorros desapareció en 1935, cuando los terceroles se declararon en huelga. En la actualidad, son muchas las cofradías que han recuperado su uso, aunque solo la del Santísimo Ecce Homo de Zaragoza y algunos pueblos de la Ruta del Tambor y del Bombo lo hacen de la misma manera que los antiguos terceroles, vestidos completamente de negro.

-Más información en la web 'Semana Santa en Aragón'

Etiquetas
Comentarios