Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Recupera una foto de hace casi 70 años gracias a las redes sociales

Una vecina de Utebo de 82 años logra dar con una fotografía antigua que había perdido, a través de Facebook.

Herminia Luna, junto a su marido y con su foto recuperada
Herminia Luna, junto a su marido y con su foto recuperada
C.I.

Ni si quiera sabía que la había perdido. Es más, sino hubiese sido por su nuera, Teresa Más, puede que jamás hubiese dado con ella. Herminia Luna, de 82 años, llevaba en su cartera una fotografía en la que aparecía acompañada de otras cuatro jóvenes, tomada sobre el año 1950. “Creo que estábamos cerca de la iglesia de Garrapinillos. Cuando salíamos de misa, alguna vez, nos hacíamos fotos”, relata.

Hace siete años se mudaron a otra vivienda de Utebo, más cerca de sus hijos y más cómoda y accesible para ellos. Sin embargo, la falta de espacio hizo que tuvieran que dejar varios enseres personales como su colección de imágenes antiguas.

Tanto para ella como para su marido, Andrés Tobajas (85), con el que lleva casada más de 50 años, estas imágenes suponen una colección de valiosos objetos por lo que, a menudo, acompañados por su familia, repasan los álbumes de su infancia y época joven con el ánimo de recuperar historias y momentos que, a veces, se pierden por el camino: “No recuerdo quién aparece en la foto, no se distinguen las caras porque es muy antigua. Sé que una era una de mis cuñadas, pero de las otras tres no me acuerdo. Yo estoy exacta, eso seguro”.

Efectivamente, en la pequeña y ajada fotografía en blanco y negro del tamaño de una caja de cerillas –“como las que se hacían antes”, apunta-, Herminia, que permanece en el centro de la imagen con “un traje de chaqueta y falda”, parece estar muy reconocible, algo que le sirvió a su nuera Teresa para identificar la foto al verla publicada en una página de Facebook.

“Estaba mirando cosas por internet cuando de repente vi que alguien publicaba la foto en una página de vecinos de Utebo diciendo que había aparecido por la calle, pero cuando fui a buscarla de nuevo para enseñársela a mi suegra no di con ella”, recuerda Más. Fue al cabo de los días, gracias a la página de ‘Robado, perdido y encontrado en Zaragoza’, cuando volvió a dar con el anuncio.

“Se la enseñé y me dijo que, en efecto, era ella, y que se trataba de una fotografía que llevaba desde hace tiempo en la cartera”, resume. Una vez lograron dar con quienes la guardaban, las dueñas de una clínica de fisioterapia de Utebo, que les dijeron que la habían encontrado por la calle, fueron a recogerla. “Si no hubiera sido por esto tal vez jamás la habríamos encontrado o, incluso, ni habríamos sabido que se había perdido”, asegura Más.

“Fue gracias a internet, pero también a mi nuera”, concluye Herminia quien, a pesar de no tener muy claro qué es eso de Facebook ni el manejo de las nuevas tecnologías, ha tenido la oportunidad de conocer de primera mano alguna de las ventajas de la interacción en la red.

Gracias a internet

Hace unos meses, otro vecino de Zaragoza encontraba su anillo de bodas 37 años después de haberlo perdido en el mar. En este caso era una instructora de buceo la que, tras encontrarlo en el fondo del mar, publicaba en Facebook una fotografía de su hallazgo, que acabó llegando hasta Agustín Aliaga gracias a que fue compartida por más de 78.000 personas.

Con el auge de las nuevas tecnologías y su implantación en la sociedad actual, cada vez es más habitual el uso de las redes sociales y de internet para dar con objetos robados o perdidos entre los aragoneses.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión