Despliega el menú
Zaragoza

"Los hospitales deberían ser lugares mucho más silenciosos"

Un corto de tres enfermeras del Servet, que lleva 5.000 visualizaciones en You Tube, refleja el ruido que hay en un centro sanitario y las consecuencias para el paciente.

"El ruido hará al paciente mayor daño que el bien que puedan hacerle todas las medicinas del mundo". Quien así lo afirma es Florence Nightingale, una enfermera del siglo XIX que mostró ya entonces su preocupación por la excesiva contaminación acústica en los centros sanitarios de la época. Un ruido, que lejos de mitigarse, ha aumentado considerablemente en los centros : carros de limpieza, timbres, puertas abriéndose y cerrándose, visitas de familiares, televisiones, atenciones a deshoras que no dejan descansar al enfermo... Los hospitales no son precisamente un refugio de calma y tranquilidad.

Han sido tres enfermeras del servicio de Neurología del hospital Miguel Servet de Zaragoza las que han cogido el guante de su antigua compañera y han comenzado a trabajar para conseguir espacios sanitarios más apacibles. Su primera acción: crear el corto "El valor del silencio", que han presentado al ciclo "Cine y Salud" y que está disponible en You Tube. En apenas diez días, el vídeo lleva más de 5.000 visualizaciones.

"Los hospitales deberían ser lugares mucho más silenciosos", reconoce Raquel Villar, enfermera que junto a Carmen Expósito y Josefina Fondevila se han embarcado en esta aventura. Tal y como va contando el vídeo, a pesar de los carteles de silencio, los pacientes pueden disfrutar de pocos momentos de tranquilidad. "No se respetan los decibelios que marca la Organización Mundial de la Salud", destaca Carmen, que asegura que muchas de las "molestias acústicas" se podrían evitar quizás consiguiendo la implicación de los profesionales. "Hay cuestiones, por ejemplo, que podrían mejorar si cambiáramos algunas prácticas del horario nocturno. No se deja descansar al paciente", añade. A medianoche, al enfermo se le ofrece leche o zumo y, sobre las 6.00, ve nuevamente interrumpido su descanso para tomarle la temperatura. Antes de las ocho, el centro sanitario está a pleno rendimiento. "Cuando entramos en la habitación de noche y encendemos la luz, si no es por necesidades asistenciales, perjudicamos al paciente", admite Raquel.

Estrategias para mejorar

Estas enfermeras, que el año pasado ya lideraron un trabajo sobre la importancia de mantener limpio el fonendoscopio, aseguran que el objetivo de este corto no es ganar el premio "Cine y Salud" ni conseguir visualizaciones, sino intentar cambiar algunas cosas que mejoren la estancia del paciente en el hospital. "El vídeo es divulgativo, pero forma parte de algo más amplio", explica Josefina. Las encuestas de satisfacción son más que favorables en la mayoría de los aspectos, salvo en cuestiones como el ruido o el descanso.

Estas tres profesionales ya trabajan con los responsables de la unidad de calidad de Neurología para intentar reducir las molestias. "Habría mejoras que dependerían de cambiar algo nuestro trabajo", señala Carmen. "Aunque otras cosas dependen de nuestra cultura. En otros países las visitas duran minutos y aquí, en ocasiones, horas", explica Josefina. "Pero es nuestra cultura", concluye.

Etiquetas
Comentarios