Despliega el menú
Zaragoza

José Antonio Miguel: "El turismo de las grullas funciona y puede ir a más"

El alcalde de Gallocanta, José Antonio Miguel (Zaragoza, 1966) ,lidera la lista del PSOE que logró los cinco concejales del municipio. Preside el Patronato de la laguna.

José Antonio Miguel (PSOE), en el entorno de la Laguna de Gallocanta.
José Antonio Miguel (PSOE), en el entorno de la Laguna de Gallocanta.
MACIPE

¿Cómo ha ido esta temporada de turismo ornitológico?

La afluencia de turistas va a más y cada vez hay más grullas. Es una oportunidad que se está empezando a aprovechar y que funciona. En 2016 vinieron 12.000 personas y, desde octubre hasta hoy, 9.000.

¿Es su principal baza?

El municipio es sobre todo agrícola y ganadero. Del turismo viven dos casas rurales y el albergue.

¿Cómo afecta la sequía, tanto a la laguna como a la agricultura?

Llevamos tres años de poca lluvia y la agricultura está muy afectada. La laguna tiene momentos con agua y sin agua, en la misma dinámica de las últimas décadas.

¿Perjudica a la agricultura?

Por ser espacio protegido no podemos hacer agricultura ni ganadería extensiva. Y necesitaríamos una priorización en las ayudas. Para la incorporación de jóvenes agricultores, hacer regadío da muchos puntos, y eso nos deja varios pasos atrás porque lo tenemos prohibido. Nos gustaría que se pudiera crear alguna zona de regadío fuera del espacio protegido. La agricultura actual requiere granjas y regadíos. Con el sistema de cereal de secano que tenemos, cada vez menos gente lleva el mismo terreno, pero con menos ingresos.

¿Ha habido más afluencia en Gallocanta por el cierre del centro de interpretación de Bello, o les ha perjudicado?

La diferencia de un centro y otro es que el nuestro lo gestionamos el Ayuntamiento y la comarca y tenemos un funcionamiento adaptado al espacio: ahora, que es la temporada alta, está abierto. El de Bello depende de la DGA, y todos los centros se gestionan a la vez. Como la mayoría (Pirineo y Moncayo) están en temporada baja, aprovechan estos meses para cerrar. Perjudica mucho: cuantos más servicios das al turista, más contento se queda. Pido a la administración que para el año que viene cambie el sistema.

¿Qué les parece la aportación prevista en los presupuestos de 10 € por hectárea para las localidades con áreas protegidas?

Lo reivindicamos desde los 80. Cuando se creó el espacio protegido en los 70, ya se pagaban mil pesetas por hectárea. Esa ayuda fue degenerando hacia otras de la UE más difíciles de cobrar. Es un avance, pero la cuantía es escasa: 10 euros en las hectáreas de espacio protegido y 4,5 en la zona periférica, que es muy amplia.

Están a una hora de Teruel y Calatayud y casi a hora y media de Zaragoza. ¿Hay problemas en la asistencia sanitaria?

Es deficitaria. Estamos lejos de todo, no hacemos más que deambular. Con cualquier urgencia, vas a Daroca, de allí a Calatayud y, si no lo ven claro, a Zaragoza. Sería clave reforzar el centro de Daroca para mejorar la atención.

Han pasado de tener médico de cabecera todos los días a cuatro; y enfermería, tres días. ¿Se cubren así sus necesidades?

Es una mala decisión, lo que pasa es que la gente del mundo rural se adapta a lo que hay. Si queremos potenciar que la gente se quede en los pueblos, hay que poner más servicios. Cuando oímos a los políticos decir que hacen esfuerzos en Sanidad... Lo que vemos nosotros son recortes y que la despoblación va a más.

¿Las medidas contra la despoblación funcionan?

Comenzaron en la legislatura anterior, dando viviendas a inmigrantes para mantener la escuela abierta. Ahora hay once niños, todo población inmigrante. Son muy bienvenidos, pero la mayoría no llegan a arraigarse en la localidad y suelen cambiar de residencia con frecuencia. Necesitaríamos ayuda para crear puestos de trabajo. Con el turismo podemos ir a más, pero las características del espacio protegido nos limitan.

¿Qué proyectos tienen?

Tenemos que renovar el abastecimiento y desagüe de agua, que está muy deteriorado, y vamos mejorando tramos de calles. Tenemos una deficiencia muy importante: la depuradora. Contamos con una fosa de decantación que vierte a la laguna directamente, y eso hay que solucionarlo. Lo hemos pedido al Instituto Aragonés del Agua y dicen que no hay presupuesto. Pero no podemos sufragarla nosotros. En turismo, hemos planteado ideas a la DGA. Hay que dotar de contenido el centro de interpretación. Y tenemos una pasarela –con mucha afluencia–, alrededor de la que queremos hacer una balsa de agua dulce para tener aves permanentemente.

¿Cómo hacen frente a los daños de la fauna (jabalís o grullas) en los cultivos?

Tenemos una compensación medioambiental por las grullas desde los 70, pero se ha ido deteriorando. Cobramos lo mismo que hace 20 años y las grullas se han multiplicado por tres (de 60.000 hemos pasado a unas 200.000). El espacio protegido genera cantidad de animales de caza mayor (jabalíes, corzos y ciervos) cuyos daños no paga nadie, lo que nos deja en situación precaria.

¿Han hablado con la DGA?

Hemos hecho propuestas al consejero de Desarrollo Rural para cambiar el sistema de compensación: que se nos pague por estar en un espacio protegido y los daños, aparte. Pero hasta 2020 no se puede cambiar.

Etiquetas
Comentarios