Despliega el menú
Zaragoza

La Policía Local refuerza el control de la venta ilegal en la explanada del rastro tras las críticas

La UAPO y la UPAC acudieron al parquin sur para evitar el montaje de los puestos. Decenas de vendedores sin licencia esperaban mientras tanto en el entorno a que se fueran los agentes.

Rastro ilegal en el parquin de la Expo.
Rastro ilegal en el parquin de la Expo.
Oliver Duch

Doce agentes de la Policía Local, diez de Unidad de Apoyo Policial Operativo (UAPO) y dos de la Unidad de Protección Ambiental y Consumo (UPAC), actuaron ayer contra el mercadillo ilegal que se instala cada fin de semana en la explanada del rastro, en el parquin sur de la Expo. Lo hicieron en plena polémica por la falta de presión policial.

El dispositivo comenzó en torno a las 18.30 y estaba previsto que no terminase hasta pasada la medianoche. El objetivo: impedir que los vendedores sin licencia montasen sus puestos.

A esa hora, apenas un par habían comenzado a colocar su mercancía. Los agentes aparecieron sin previo aviso y, tras dar una primera vuelta de reconocimiento, identificaron a los comerciantes. «Les invitamos a marcharse, pero si vemos que vuelven a instalarse, procedemos a denunciarles», explicó el jefe del operativo.

La Policía Local trató así de «poner los medios adecuados» para corregir esta situación, denunciada esta semana por el PSOE, que ha solicitado la comparecencia de la concejal del área, Elena Giner, y por el sindicato Confederación de Seguridad Local (CSL), que en verano alertó por escrito a la edil sobre las repercusiones que tendría impedir el acceso de la UAPO al rastro.

Ayer, la intención era no abandonar la zona hasta comprobar que los comerciantes ilegales habían desistido. La presencia de coches y furgonetas policiales logró ahuyentarlos. No obstante, decenas de ellos esperaban en los alrededores con carros y bolsas. Creían (esta vez equivocadamente) que la Policía se iría a partir de las 21.00 y podrían ponerse a vender como otros fines de semana.

Los hubo que se aventuraron y volvieron a extender sus mantas tras ser apercibidos, intentos que se vieron interrumpidos a los pocos minutos. Los agentes no solo actuaron a pie de explanada. También registraron todos aquellos coches con material ilícito.

Petea Nicolai instaló su puesto en el extremo sur (el más cercano a la estación Intermodal), aunque el operativo no tardó en acercarse hasta allí. «Me han pedido la documentación y la licencia», explicó antes de ser visitado por segunda vez. «Vengo cuando puedo. Llevo ya unos meses», añadió.

Otros sábados tiende a pasar la noche en el parquin sur. «Viene mucha gente, muchos a vender. Hoy no se ven, están escondidos», indicó. También los hay, como Alexandro Danut, que acuden a comprar. «He llegado a llevarme por 20 euros un amplificador que valía 2.000. Algunas cosas me las quedo. Otras las vendo en internet», admitió, y reconoció que no falta ningún fin de semana.

Lo habitual, dijo, «es que no haya tanta Policía» o que se vaya a partir de las 21.00. «Hay más gente de noche que de día, aquí se vende de todo. Puedes encontrar hasta fruta y verdura. Ahora hay poca cosa robada, pero he llegado a comprar mi propia bicicleta por diez euros», aseguró.

El tramo más concurrido es el que va desde las 20.00 a las 0.00. «Si hoy no hubiera estado la Policía, habría estado lleno. La gente se esconde como moscas. Muchos esperan bajo el puente de la estación», aseveró. Pese a lo sucedido ayer, prometió volver en busca de nuevos tesoros para su colección.

Etiquetas
Comentarios