Despliega el menú
Zaragoza

Aured se niega a dimitir y abandona entre gritos el pleno de su reprobación

La exalcadesa del PP se aferra a su acta pese a que CHA, PSOE y PAR le piden que la deje por “dignidad política”.

Un momento del pleno en el que se produce la reprobación a la exalcaldesa Aured, ayer tarde.
Aured se niega a dimitir y abandona entre gritos el pleno de su reprobación
Toni Galán

El salón de plenos del Ayuntamiento de La Muela volvió a vivir anoche una sesión de alta tensión ante la presencia de unos 50 vecinos. La exalcaldesa y actual portavoz del PP, Marisol Aured, abandonó entre gritos el pleno en el que la mayoría de los concejales (los seis que suman CHA, PSOE y PAR, ya que en contra de lo previsto el de Ganar La Muela no asistió) pidieron su dimisión y la reprobación del grupo municipal popular a raíz de la imputación por prevaricación, fraude y exacción ilegal que pesa sobre ella por la modificación del contrato de basuras en 2012. Aured, que fue suspendida cautelarmente de militancia por el PP, se aferró al acta y defendió su inocencia. "Mostráis demasiado interés en que dimita, lo que me hace pensar que hay un trasfondo que igual pronto sale a la luz", lanzó la exalcaldesa, que tras el pleno rechazó aclararlo. "Como no estoy gobernando, no dimito", dijo, antes de pasar la palabra a la portavoz adjunta, Rosa Barceló, que leyó los argumentos que demuestran, a su juicio, la inocencia de Aured.

El PP recibió el apoyo de Antonio Gómez, concejal no adscrito que votó en contra de la reprobación, al expresar que pierden el tiempo "con chiquilladas". Entre aplausos y abucheos –más o menos irónicos y procedentes de distintas partes del público según el bando en turno de palabra–, el portavoz socialista, Jaime Ameller, tiró de hemeroteca para recordar a Aured que su partido "pone la línea roja para la dimisión en la apertura del juicio oral", que se produjo a finales de enero. Carlos Rodrigo (PAR) le pidió la dimisión "por la dignidad de su partido y su pueblo", y recordando el pasado de la localidad dijo que nadie entendería que no la reprobaran.

El alcalde, Adrián Tello (CHA), que restó importancia a los incidentes del final cuando los simpatizantes de los distintos partidos se lanzaron insultos después de que Aured inquiriera al equipo de Gobierno, defendió su gestión y criticó el "absurdo total" de que, suspendida de militancia, siga representando al partido.

Etiquetas
Comentarios