Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Marta Gimeno: "En Alpartir pensamos que se puede cambiar el planeta desde el lugar más pequeño"

Gimeno (1976) es alcaldesa de Alpartir desde 2003 y preside Valdejalón desde 2015. Su pueblo, de 540 habitantes, recibió a 300 niños de escuelas Unesco de toda España.

Marta Gimeno, alcaldesa de Alpartir, posa frente al colegio Ramón y Cajal de la localidad.
Marta Gimeno: "En Alpartir pensamos que se puede cambiar el planeta desde el lugar más pequeño"
Macipe

¿Es el apoyo a la infancia una de las grandes apuestas en Alpartir?

Es vital la participación ciudadana y queremos escuchar a los más olvidados: los niños y jóvenes. Se ha creado un consejo, formado por pequeños y adultos de la localidad, que proponen ideas al Ayuntamiento. Les respondemos si podemos hacer lo que plantean y por qué. Nos presentamos a ciudad amiga de la infancia de Unicef y nos dieron el certificado.

Además, el Gobierno de Aragón ha puesto el colegio Ramón y Cajal como ejemplo innovador y es una de las 7 escuelas ‘changemaker’ de Ashoka de España.

El protagonismo de la infancia viene a raíz del cole tan maravilloso que tenemos, que es un modelo a seguir. El equipo docente nos ha abierto los ojos y el corazón. Trabajamos en red: las puertas del cole están abiertas y entran vecinos y asociaciones. Las escuelas ‘changemaker’ educan niños comprometidos para cambiar el mundo.

Se dice pronto...

(Sonríe) Pensamos que hasta desde el sitio más pequeño y recóndito se puede cambiar el planeta. Lo importante es empezar por el lugar más cercano. Somos escuela Unesco. El 15 de febrero se celebró aquí el encuentro a nivel nacional y vinieron 300 niños.

Y fomentan que niños y mayores colaboren.

Muchas veces, sin darnos cuenta desde las instituciones, separamos generaciones. En Alpartir tenemos el proyecto ‘Abuelos y nietos’ para crear espacios donde compartan experiencias.En el parque de mayores vamos a instalar una zona de psicomotricidad para menores de 6 años.

Además, los 540 vecinos han formado 10 asociaciones.

El tejido asociativo llena de vida los municipios. No solo son necesarias las infraestructuras; es imprescindible tener lugares de encuentro. Todo eso crea lazos de unión y favorece el asentamiento de la población. Estos son los dos pilares que tenemos en Alpartir: la educación gratuita y universal hasta los 99 años y un tejido asociativo muy fuerte.

¿Esquivan la despoblación?

A pesar de algún altibajo hemos tenido una población estable. No es casualidad: trabajamos para que los vecinos puedan desarrollar aquí su proyecto de vida.

Hace año y medio que preside la comarca de Valdejalón. ¿Cuáles son sus retos pendientes?

Dependemos de la financiación del Gobierno de Aragón y desde hace año y medio ha habido un recorte muy importante. No hemos podido desarrollar todo lo que nos proponíamos mejorar.En 2016 hubo 37 millones, frente a los 62 que se destinaban normalmente. Este año, en el borrador se plantean 59.Si se ponen de acuerdo y aprueban las cuentas podremos sacar adelante los proyectos. Si conseguimos que los municipios funcionen asentaremos población. Las comarcas son clave.

Pero siempre se plantea si deben existir o si duplican servicios...

Son importantes para llevar los servicios que no pueden sufragar los ayuntamientos a nivel individual. Hemos sacado adelante la gestión de los residuos y la hemos mejorado con más artículos para reciclar, hemos creado un punto limpio móvil y colaboramos con Cruz Roja para reciclar ropa.

En Valdejalón conviven municipios pequeños y otros más poblados. ¿Cómo se logra el reparto equitativo de los recursos?

No hay problema.Tenemos 30.000 habitantes, estamos ubicados estratégicamente desde el punto de vista de las comunicaciones y somos una comarca compacta. El coste de los servicios en los municipios grandes y pequeños se compensa.

¿El año pasado faltaron recursos en el área de derechos sociales?

Tuvimos un problema presupuestario, con el recorte de la DGA. Pero este año se ha reconducido y esperemos que se aprueben los 59 millones. La acción social es lo más importante de las comarcas. Por una ley del Gobierno central se nos prohíbe contratar y necesitamos hacerlo para dar un servicio de calidad. Esperemos que este año nos lo permitan. El reto para mí, además de mejorar la programación cultural y deportiva, es conseguir un equipo de acción social con el personal necesario.

¿Qué supone para la comarca la llegada de Bon Àrea a Épila?

Hay un gran trabajo por parte del Ayuntamiento de Épila para que saliera adelante. Nada llega por casualidad. Es una gran noticia para Épila y para sentirnos felices en toda la comarca, porque nos va a dar la posibilidad de trabajar cerca de nuestras localidades y vamos a poder asentar población. Es una de las mejores noticias que nos podían dar en estos tiempos de crisis en España.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión