Despliega el menú
Zaragoza

Las escuelas infantiles de Zaragoza sí prohíben el panga

El Ayuntamiento aprueba el pliego del concurso de comedores para un millar de niños de 0 a 3 años. No hay línea fría y se apuesta por lo ecológico.

Escuela infantil María Urrea, en el Actur.
Escuela infantil María Urrea, en el Actur.
Guillermo Mestre

Los niños de las escuelas infantiles de Zaragoza comerán más frutas y verduras de la huerta zaragozana, más alimentos ecológicos, pocos fritos y nada de pescados como panga o tilapia. El Ayuntamiento de Zaragoza acaba de aprobar los pliegos del concurso de comedores escolares de las doce escuelas infantiles municipales, en las que comen cerca de un millar de niños de 0 a 3 años.

Los pliegos incluyen varias novedades para elevar la calidad de los menús. Una de las principales es que se prohíbe la utilización de panga, perca de río, tilapia, fogonero y pescados con espinas. A diferencia de los colegios (donde solo se sugiere sustituir el panga), en las escuelas infantiles se prohíbe de manera clara.

El uso del panga en comedores escolares ha sido muy criticado en los últimos meses por las dudas sobre su calidad y control alimentario. La Asociación Española de Pediatría ha asegurado que su consumo es seguro pero recomienda otras variedades de pescado con mejor calidad nutricional. Distintas asociaciones de padres han pedido su retirada. La concejalía de Educación dio la instrucción este curso de que no se utilizara en las escuelas infantiles, aunque puntualmente se había seguido sirviendo (el pliego actual lo permite).

Menú ecológico

Cuando se adjudique este concurso (a finales de este curso o principios del siguiente), el panga desaparecerá definitivamente del menú de los niños. Además, al menos tres días a la semana se servirá un plato como mínimo de algún producto certificado ecológico. Se prima que sean alimentos de proximidad: cuya procedencia sea inferior a 50 kilómetros de Zaragoza para los productos frescos y 120 para los transformados. Y se usarán preferentemente frutas y verduras de la red de huertas agroecológicas de Zaragoza.

Se limitarán los fritos y alimentos preparados como hamburguesas o croquetas a tres veces al mes. Se utilizará aceite de oliva virgen. Y se seguirá cocinando en las cocinas de las escuelas, a diferencia de los colegios.

El pliego contempla la posibilidad de tres tipos de menús para todos los niños y el personal de los centros: general, vegetariano, dietético (en caso de prescripción médica). Este curso comen en las escuelas infantiles un máximo de 970 niños y 102 adultos trabajadores de los centros. Veinte de ellos comen el menú vegetariano.

El servicio se licitará por dos cursos (prorrogable por otros dos), por un importe de 647.380 euros. Se calculan 192.960 menús cada año.

Diferencias con los colegios

Los comedores de las escuelas infantiles funcionan de manera diferente a los de los colegios. La principal diferencia es la cocina. En las escuelas se cocinan todos los menús in situ, mientras que en la mayoría de los colegios funciona el sistema de línea fría. La comida se prepara en cocinas centrales, se conserva a baja temperatura y se lleva a los colegios una o dos veces a la semana. En los colegios que gestiona la empresa Serunión, la comida se cocina en Málaga.

Los colegios de la provincia de Zaragoza también están pendientes de la resolución del contrato del servicio de comedor para los próximos cuatro años. El plazo para presentar ofertas se ha ampliado y aún está abierto. La gestión de los nuevos adjudicatorios podría retrasarse al próximo curso.

El pliego de condiciones del nuevo concurso incluye algunas novedades para premiar la calidad. Las propuestas que eliminen el panga y los fritos tendrán más puntos, pero no son requisitos obligatorios. También se tiene en cuenta la inclusión de frutas y verduras de temporada, así como de alimentos ecológicos. No hay ninguna referencia a la ubicación de las cocinas.

Etiquetas
Comentarios