Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

El rey Felipe VI vuelve a la Academia para celebrar los 90 años del centro en Zaragoza

El director destaca la "búsqueda de la excelencia" de los oficiales formados en la institución militar. Los carros de la Brigada Aragón I desfilaron por primera vez.

135 aniversario de la fundación de la Academia General Militar.
135 aniversario de la fundación de la Academia General Militar.
Oliver Duch

El rey Felipe VI presidió ayer la celebración del 90 aniversario de la inauguración de la Academia General Militar en Zaragoza. El cumpleaños del traslado de la institución castrense a la capital aragonesa coincidía con los 135 años de su creación en Toledo, en su primera etapa, y los 75 años desde que se reabrió después de su clausura en 1931.

Al acto también acudió la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que departió con las autoridades aragonesas en la AGM, antes de que recibieran al Rey a las 11.30. Lo saludaron a la entrada del edificio el presidente del Gobierno regional, Javier Lambán, la presidenta de las Cortes, Violeta Barba, el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, el delegado del Gobierno, Gustavo Alcalde, y el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente.

La llegada del Rey en un helicóptero Superpuma (el mismo modelo que utilizó la ministra de Defensa quince minutos antes) fue saludado con 21 salvas de ordenanza. Tras tomar tierra, el monarca pasó revista a los cadetes de cuatro cursos formados en el patio de armas para recibir después a la bandera española.

La ministra condecoró al deán del Cabildo, Luis Gracia, con la Cruz al Mérito Militar con Distintivo Blanco. Pero hubo otros reconocimientos a militares y personal civil. Por ejemplo, fueron condecorados los cadetes que han estado en West Point durante el primer cuatrimestre del curso, el mejor profesor de la Academia (el capitán Carlos Silva) y la sección de la 22 compañía del II Batallón, en la que recibieron los premios Teniente García Cabrelles y Comandante Ezquerro.

Posteriormente, el Rey cantó el himno de la Academia y recordó lo que aprendió en su paso por el centro entre 1985 y 1986 (su padre, el rey Juan Carlos, estuvo de 1955 a 1957). De hecho, antes de ocupar el sillón desde el que presidió el acto, acudió a saludar al teniente general Fernando Gautier Larrainzar, el más antiguo formado en la Academia, que fue galardonado en representación de la tercera etapa.

El director de la Academia, general Luis Lanchares, destacó en su alocución que el espíritu de la General, común a todos los oficiales formados en el centro, es el "compañerismo, temple de alma, dignidad y austeridad" que exige la profesión de las armas.

"La búsqueda de la excelencia es una constante de los profesores de la academia en su permanente aspiración de dar a España los mejores oficiales", agregó el general, en referencia a los integrantes del Centro Universitario de la Defensa (CUD), de los que dijo que eran de gran competencia profesional y ofrecían una enseñanza de gran calidad.

Entre sus referencias personales, el general Lanchares felicitó "calurosamente" al caballero cadete honorífico nombrado ayer, el director general de la Feria de Zaragoza, Rogelio Cuairán Benito, quien fue gerente del CUD en sus primeros años de puesta en marcha entre 2010 y 2014. Asimismo, recordó que los futuros oficiales estarán formados por la Academia en colaboración con el Centro Universitario de la Defensa, lo que supone una "muy completa formación científica, técnica y humanística", sustentada en una "rigurosa y exigente preparación militar de carácter interarmas".

El director de la Academia dijo que Zaragoza es "una ciudad de gran arraigo militar", de ahí que el centro castrense se trasladara aquí hace 90 años, en el inicio de su segunda etapa. Porque la AGM se creó en 1882 en Toledo y se instaló definitivamente a orillas del Ebro en 1927, durante el reinado de Alfonso XIII y en la dictadura de Primo de Rivera. Posteriormente, se disolvió en 1931, durante la II República, y se volvió a abrir en 1940, aunque hasta 1942 no salió una nueva promoción. En esta tercera etapa se han formado más de 23.000 oficiales.

A la conmemoración histórica de ayer acudieron el Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, teniente general Jaime Domínguez Buj, y el jefe del Mando de Adiestramiento y Doctrina, general José Carrasco.

Para concluir el acto, al tradicional desfile de los cadetes se sumaron los carros de la Brigada Aragón I, que con 25 vehículos llevó a cabo el primer desfile motorizado visto en la Academia. Empezó con cuatro carros Leopard de Infantería, pasaron tres Vehículos de Exploración de Caballería, varios obuses de Artillería, TOAS de Ingeniería y otros de Transmisiones y Logística.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión