Despliega el menú
Zaragoza

Tercer Milenio

El zaragozano Ricardo Villa, nuevo fichaje de la investigación estadounidense

Ha sido seleccionado por la fundación más importante del mundo dedicada al estudio de la progeria, una enfermedad que provoca un brusco envejecimiento en los niños y que les produce la muerte en torno a los 14 años de edad.

El investigador zaragozano Ricardo Villa.
El investigador zaragozano Ricardo Villa.
R. V.

La lucha contra la progeria -una enfermedad genética que provoca el envejecimiento brusco y prematuro en niños cuando tienen entre 1 y 2 años y que les produce la muerte en torno a los 14 años de edad- cuenta con un nuevo integrante, y es de Zaragoza.

Ricardo Villa ha sido seleccionado por la Fundación Progeria Research de Estados Unidos para realizar, durante 2 años, un proyecto de investigación que podría suponer un antes y un después en la vida de miles de personas.

"Recibí la noticia el 24 de diciembre de 2016 a las 21.00 vía email; 'congratulations!' fue la primera palabra que vi, y en ese momento supe que algo iba bien", dice orgulloso. Para él, conseguir financiación de una de las organizaciones más importantes del mundo en esta materia implica "un salto cualitativo tremendo" en su carrera.

"El hecho de que una fundación como esta se interese por mi trabajo me hace sentir útil", explica, al tiempo que lamenta la situación que padecen los investigadores en nuestro país. "En España algo va mal; varias fundaciones se negaron a financiarme este mismo proyecto porque, según me decían, no era prioritario".

Con su investigación -que llevará a cabo en el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitario de la Fundación Jiménez Díaz (Madrid) a partir de este miércoles- Villa no solo pretende mejorar la calidad de vida de los niños con progeria, sino tratar de aplicar esos avances a otras patologías con las que esta guarda cierta similitud.

"Hace 3 años, en el ratón generado por el profesor López-Otín, encontramos alterada una ruta metabólica que podría explicar algunos de los síntomas más importantes de la progeria y, en este proyecto, pretendemos revertir farmacológicamente la alteración en esa ruta para hacer que vuelva a su estado basal", algo que podría suponer una revolución científica, ya que es esta misma la que se ve afectada en la enfermedad renal crónica y en la diabetes.

La Progeria -detalla- afecta a uno de cada 20 millones de personas, se estima que entre 350 y 400 niños la sufren en la actualidad, y está causada por la mutación en una proteína que genera otra aberrante llamada progerina que afecta a la forma del núcleo y a la expresión de los genes.

Lo curioso es que la producción anómala de progerina se está viendo en adultos de edad avanzada y en ciertos trastornos. "De ahí la importancia e interés de los investigadores", añade.

El investigador, que desde hace 10 años consagra sus estudios al campo de la Biomedicina, destaca lo importante que es para él llevar por el mundo el nombre de la tierra donde nació. "Zaragoza es la ciudad donde me crié y su Universidad, donde me formé; aunque hoy en día es casi imposible volver, Unizar es una institución que respeto y sigo desde la distancia, a veces con nostalgia", esgrime.

También tiene palabras para todos aquellos que desarrollan una tesis doctoral en nuestros tiempos. "Para poder vivir de la investigación hay ser constante, trabajar duro y no perder la esperanza por aquello en lo que crees; a los estudiantes de doctorado les diría que se alejen de las personas que no creen en ellos, siempre en la medida de sus posibilidades", dice.

Ricardo Villa, una trayectoria marcada por el reconocimiento

Tras estudiar Veterinaria y Bioquímica en la Universidad de Zaragoza, Villa desarrolló una tesis doctoral sobre el papel de los transportadores de fosfato en la calcificación vascular, la fisiología renal y la toxicocinética del arsénico, en el departamento de toxicología de la Facultad de Veterinaria hasta 2010, cuando la concluyó.

Tras una estancia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory (Atlanta, Estados Unidos) donde estudió mecanismos de calcificación vascular, se trasladó al Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (2012) con un contrato Juan de la Cierva del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (Mineco) para estudiar la calcificación vascular en la placa de ateroma y en el envejecimieto prematuro (Progeria).

En enero de 2015 se trasladó con un contrato Sara Borrell del Instituto de Salud Carlos III al Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz para estudiar la calcificación vascular asociada a los pacientes en hemodiálisis.

El mismo año, en octubre, el Mineco le concedió un proyecto 'I+D+I jóvenes Investigadores' para estudiar la calcificación vascular asociada al enfermo renal crónico, la diabetes y el envejecimiento y, a partir del 1 de febrero de 2017, comienza, además, las investigaciones asociadas al proyecto de la 'Progeria Research Foundation'.

'Progeria Research Foundation' (PRF), única en el planeta

Fue fundada en 1999 en respuesta a la falta total de progreso en la investigación que hasta entonces se había realizado para ayudar a los niños con progeria, y su misión original fue descubrir la causa, los tratamientos y la cura de esta enfermedad.

Casi dos décadas después de su nacimiento, la PRF -cuya financiación proviene, sobre todo, de donaciones- se mantiene como la única organización en el mundo dedicada exclusivamente al estudio de esta patología y, con el paso de los años, se ha consolidado como modelo de gestión y atracción de recursos e investigadores de renombre.

Desde entonces, la fundación ha alcanzado extraordinarios progresos: gracias a su actividad, se descubrió la mutación relacionada con la Progeria en 2003 y se han iniciado los primeros ensayos clínicos con medicamentos en 2007. "Todavía estamos lejos de conseguir la cura definitiva, pero hay gente muy inteligente que esta trabajando en ello, como es el caso de los profesores Carlos López-Otín o Francis Collins, ente otros", añade Villa.

Etiquetas
Comentarios