Despliega el menú
Zaragoza

PP se queda solo en el rechazo a una enconmienda para atender a dependientes

Se trata de la aprobación de una adenda al convenio para la atención a personas en situación de dependencia en grado uno en el Servicio de Ayuda a Domicilio.

El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado este lunes, con el único voto en contra del PP y el apoyo del resto de grupos, una encomienda de gestión para continuar con el servicio de ayuda a domicilio para personas de dependientes de grado uno, financiado al cien por ciento por el Gobierno de Aragón.

El trámite ha consistido en la aprobación de una adenda al convenio suscrito el pasado 26 de mayo por el que se formalizaba la encomienda de gestión de la Comunidad Autónoma de Aragón al consistorio zaragozano para la atención a personas en situación de dependencia en grado uno en el Servicio de Ayuda a Domicilio.

De este modo se asegura que ningún dependiente dado de alta dejará de ser atendido hasta que se firme el nuevo convenio de 2017 y se posibilita el pago, aunque el Gobierno de Aragón no haya aprobado los presupuestos, como ha resaltado la consejera municipal de Derechos Sociales, Luisa Broto.

El ayuntamiento firmó en el 2016 con el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) dos convenios: uno general, que financia al 50% una parte del trabajo de los servicios sociales municipales (personal de centros, SAD preventivo, IAI y teleasistencia, entre otros) por valor de 10,3 millones de euros y otro, de 2,7 millones de euros para formalizar una encomienda de gestión para atender a los dependientes de grado uno con el derecho reconocido.

La encomienda de gestión aprobada el año pasado supuso la prestación por primera vez, por parte del Ayuntamiento de Zaragoza, del Servicio de Ayuda a Domicilio en el ámbito de los Servicios Sociales para las personas en situación de dependencia de grado uno que el IASS le derive y que tengan contemplado este servicio como recurso idóneo en el Programa Individual de Atención (PIA).

Tras conversaciones entre el Ayuntamiento y el IASS, para el 2017 se prevé aumentar la cantidad de dinero de la encomienda, lo que posibilitará atender a un mayor número de dependientes.

Broto ha asegurado que esta prestación es un "ejercicio de responsabilidad" que demuestra que "las políticas tendentes a atender a las personas en desequilibrio sigue y que es una de una de nuestras políticas", al tiempo que ha calificado de "relevante" la postura del PP, a su juicio con la "intencionalidad de enturbiar".

Desde el PP, Reyes Campillo ha justificado el voto en contra al recordar que el PSOE ya no quiso este acuerdo cuando gobernaba porque "perjudicaba al ayuntamiento", y ha asegurado que mientas el Gobierno de Aragón paga a 16 euros la hora al consistorio le cuesta 20 euros.

Asimismo, ha informado que frente a las 20.685 horas mensuales que recogía el convenio este año se han perdido 9.000 y 409.000 euros menos que lo aprobado en 2016.

Respecto a los dos convenios firmados con el IASS, Campillo ha recordado que lo están prestando dos empresas sin contrato porque los pliegos están sin redactar, según le ha respondido después la consejera, porque "no había consignación presupuestaria".

La concejala socialista Lola Campos ha respaldado la adenda porque es una prestación que "permite el alivio y descanso de los cuidadores" y ha abogado por agilizar la atención a los usuarios y dar respuesta cuando antes a sus peticiones.

Cristina García, de Ciudadanos, ha justificado su apoyo frente al rechazo en mayo de la firma del convenio porque entonces el informe de Intervención no garantizaba la financiación, aspecto que se ha subsanado en este junto con la duración.

Por su parte, el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, también ha reconocido que el año pasado expresaron sus dudas por la financiación y porque pudiera afectar a otros servicios que presta el ayuntamiento, pero una vez que se ha demostrado que la cuantía ha facilitado la prestación.

Etiquetas
Comentarios