Zaragoza

Heraldo Saludable

Decenas de pacientes pendientes de ingreso y camas cruzadas en las Urgencias del Servet

Las tres salas de observación están llenas y hay otros 21 pacientes en el pasillo pendientes de ingreso.

Los pacientes permanecían ayer en improvisadas salas de observación para ser ingresados.
Aránzazu Navarro

Las Urgencias del hospital Miguel Servet de Zaragoza continúan saturadas este lunes. A estas horas, las tres salas de observación, reservadas para los enfermos a la espera de pasar a planta, están llenas y hay otros 24 pacientes en el pasillo pendientes de ingreso, según algunos trabajadores consultados. Como sucede habitualmente, la dirección del centro está trasladando a pacientes para ser ingresados en otros hospitales.

En el hospital Royo Villanova de Zaragoza, las Urgencias también estaban al completo a primera hora de la mañana, con hasta 30 pacientes pendientes de cama, según fuentes sindicales. No obstante, según han explicado fuentes del centro sanitario, la situación está mejorando al abrir más camas, apoyarse en la hospitalización domiciliaria y enviar a enfermos al Provincial. Hace unos días, el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, ya señaló que se habían reservado una veintena de camas en el hospital Nuestra Señora de Gracia (Provincial) para apoyar cualquier problema de este tipo.

"Este es un problema histórico que se repite siempre que hay puentes", explicaban este domingo algunos sanitarios del servicio de Urgencias, que recalcaban los problemas que había para hospitalizar a los pacientes que lo necesitaban.

Según pudo saber este periódico, durante la mañana de este domingo se atendieron más de 140 urgencias y se derivó a algunos pacientes al hospital San Juan de Dios. Es probable que hubiera más traslados, pero este extremo no pudo ser confirmado por fuentes del Gobierno de Aragón.

Las claves para entender el problema de saturación de este centro se repiten casi cada año por estas fechas: la acumulación de días de fiesta –las últimas tres semanas ha habido tres puentes en los que las consultas de atención primaria permanecen cerradas–, el regreso de las vacaciones navideñas y el frío registrado en los últimos días, que hace que muchos de los ancianos con problemas crónicos empeoren y acaben acudiendo a los servicios de urgencias.

El sábado ya hubo pacientes que pasaron toda la noche con la camilla en el pasillo. Además, durante gran parte de la mañana de este domingo hubo una parte de la planta cuarta –de Urología– que permaneció cerrada. Finalmente tuvieron que abrir toda la planta cuarta, aunque no es una de las que se usan para descongestionar las urgencias. Durante todo el domingo, decenas de pacientes estuvieron pendientes de ingreso mientras esperaban en unas improvisadas salas de observación llenas de camas y sillas de ruedas. También los boxes estaban hasta arriba de usuarios y, lo mismo, las salas de observación de Traumatología. Entre pacientes y acompañantes, una enfermera comparaba el ir y venir de gente en los pasillos con un concurrido paseo de la Independencia.

El personal cree que la solución para aliviar la saturación pasa por abrir todas las plantas disponibles y dar altas en fin de semana siempre que sea posible.

Fuentes oficiales del Gobierno de Aragón se limitaron a confirmar que ha habido "mucho movimiento en las Urgencias" estos últimos días, pero dentro de las previsiones que tenía el Departamento. Los problemas de saturación de Urgencias se repitieron durante el fin de semana, aunque en menor medida, en otros centros como el Clínico o el Royo Villanova.

Etiquetas
Comentarios