Despliega el menú
Zaragoza

Una tubería "a punto de reventar" obliga a levantar de nuevo la calle de Mefisto

Los comerciantes culpan a la antigüedad de las cañerías y al paso de camiones.

La calle de Mefisto quedó cortada al tráfico por la reparación de la tubería afectada
Una tubería "a punto de reventar" obliga a levantar de nuevo la calle de Mefisto
Aránzazu Navarro

Nuevo susto en la calle de Mefisto. Una tubería "a punto de reventar" obligó ayer a levantar parte del asfalto. Los comerciantes, que siguen recuperándose del reventón del 24 de septiembre, llevaban desde el día 23 sin despegar la vista de la calle."Veíamos agua en el paso de cebra, pero no era ni de riego ni de lluvia", explicó Daniel de Benito, propietario del bar Il Corso.

Los trabajos dejaron sin agua "a toda la manzana", aunque el suministro se restableció a lo largo de la tarde, según fuentes municipales.Los propios comerciantes avisaron a Vialidad y Aguas hace hoy una semana. "Mandaron a un par de personas la mañana del día 24 para mirarlo. Vieron que había un problema con alguna tubería y que se estaba filtrando agua, pero al ser Nochebuena optaron por no cortar el suministro", indicó.

El miércoles regresaron a la zona y ayer, al ver que una de las tuberías de la calle estaba "a punto de reventar", comenzaron a picar. Los comerciantes temían que sus locales volvieran a inundarse, algo que ya ha ocurrido en varias ocasiones. "Vivimos cerca y hemos estado mirando continuamente a la ventana para ver qué pasaba. De salir agua, no hay desagües suficientes en toda la calle para evacuarla", manifestó.

De Benito cree que, al margen de la antigüedad de las tuberías, el problema radica en la cantidad de camiones que pasan a diario hacia las obras del parquin de la calle Moret. "Tenemos un problema. Entendemos que tienen que ir por algún sitio, pero estas calles no están preparadas para semejante trajín", opinó. Pese a que han enviado ya varias cartas al Ayuntamiento, no se prevé una solución a corto plazo. Los afectados siguen insistiendo en que se abra un desagüe directo al Huerva que permita evacuar el agua. Una vez pasen estas fechas, solicitarán "un informe técnico a un arquitecto para dar con una solución viable, rápida y barata".

Recuperar la normalidad costará días, circunstancia que afectará a los negocios. "Hay que sustituir la tubería, tapar el agujero, asfaltar... Toda molestia es mala para nosotros. Hay clientes que no han venido a desayunar por el ruido", aseveró, al tiempo que recordó que en el paseo de la Mina llevan "tres meses para arreglar el reventón". "Creíamos que para estas fechas ya habrían acabado. Lo importante es que quede bien. Aquí también hay un socavón elegante. Como se peguen dos meses con la calle cortada, apaga y vámonos", dijo.

Para ellos, es "un sinvivir". De Benito, sin ir más lejos, tuvo que cambiar todo el suelo de su negocio a raíz del reventón de septiembre. "Ahora lo tengo de cerámica. Si entra agua me tocará fregar, pero por lo menos no se volverá a estropear. El resto de locales están igual", advirtió. En próximas fechas, prevé enviar un nuevo escrito al Consistorio. En él, incluirá el atestado de la Policía Local de ese día. Ahora, toca esperar a que las obras terminen "cuanto antes".

Etiquetas
Comentarios