Despliega el menú
Zaragoza

El rector y su equipo desayunan 'a ciegas'

Han podido disfrutar de una actividad cotidianas tal y como la percibe una persona con discapacidad visual.

El rector y su equipo desayunan 'a ciegas'
El rector y su equipo desayunan 'a ciegas'
Universidad de Zaragoza

La Oficina Universitaria de Atención a la Diversidad (OUAD) junto con la ONCE y el apoyo del restaurante Trufé del Edificio Paraninfo, han organizado un 'desayuno a ciegas' para el rector y su equipo del Consejo de Dirección. Una actividad en la que los asistentes se ven privados del sentido de la vista y cuyo objetivo es la experimentación de actividades cotidianas tal y como lo percibe una persona con discapacidad visual.

El Consejo de Dirección había sido convocado a una reunión de trabajo pero, sin embargo, al llegar les estaban esperando miembros de la Delegación territorial de la ONCE en Aragón que les han entregado un antifaz que impedía totalmente la visión y les obligaba a utilizar los otros sentidos: el olfato, el tacto y el gusto.

A continuación, les han informado que debían degustar un desayuno completo. Los responsables de ONCE les informaban durante la actividad de cómo superan a diario las dificultades con las que se encuentran las personas con discapacidad. Y los miembros del equipo del rector han podido compartir con ellos sus experiencias y sensaciones.

Por ejemplo, han comentado la dificultad para saber si la copa que cogían era la suya o la de la persona sentada al lado. O cómo cortar la fruta en trozos adecuados para llevarlos a la boca. Las personas que dirigían la actividad les informaban de cómo superar estas dificultades y otras como saber hasta dónde llenar la copa, encontrar la servilleta o el tenedor o conocer quién se había sentado a la mesa con ellos.

Esta experiencia sensorial permite la concienciación con la atención a la diversidad, parte del compromiso de la Universidad de Zaragoza de trabajar hacia una formación superior más inclusiva. Cristina Robles Charco, responsable del departamento de Servicios Sociales de ONCE de Aragón, ha explicado que esta acción permite que el equipo directivo de la Universidad se ponga en la piel de las personas con discapacidad, pero también que conozca todos los recursos y el trabajo que realiza ONCE para favorecer la autonomía y el acceso a los estudios y el empleo.

Por su parte, Ángela Alcalá, vicerrectora de Estudiantes y Empleo y responsable de la OUAD ha remarcado que son los estudiantes los que guían al campus para poder ofrecer una formación inclusiva. También ha hablado tras el desayuno de las dificultades de ser conscientes de las diferentes capacidades para permitir que la vida universitaria sea accesible para todos. Ha recordado que gracias a los materiales facilitados por ONCE y Fundación Universia es posible crear entornos en los que los estudiantes encuentran menos dificultades.

La vicerrectora también ha comentado con los medios que algunos alumnos con discapacidades reconocidas superiores al 33% no informan al campus de esta situación y prefieren pasar desapercibidos. Pero ha alertado de la importancia de su visibilidad para que la OUAD conozca mejor sus problemas y también facilitar así la vida universitaria a otros compañeros en situaciones similares.

Al preguntar a la profesora Alcalá sobre los resultados de los estudios de las personas con discapacidad ha querido aclarar que no hay diferencia. Y, si la hay, es mejorando la media. Con discapacidad y sin ella, hay estudiantes a los que los estudios les cuestan más y otros que tienen más facilidad para obtener buenos resultados.

El campus público aragonés ha trabajado para poder reforzar su modelo educativo incluyente desde el 2007, con la creación y desarrollo de la OUAD, con el objetivo de garantizar la igualdad de oportunidades de las personas con algún tipo de discapacidad. Dentro de las acciones llevadas a cabo se encuentran reformas como la del Edificio Paraninfo o el CMU Pedro Cerbuna, el préstamo de diferentes productos de apoyo y la realización de adaptaciones individualizadas, que requieren en algunos casos de personal de apoyo.

Para lograr este modelo inclusivo, la Universidad de Zaragoza trabaja de la mano de diferentes entidades que trabajan con personas que han desarrollado algún tipo de discapacidad o de necesidades educativas específicas derivadas de algún tipo de Discapacidad. Una estas entidad es la ONCE, que aporta tanto experiencias como la de este martes, como recursos de apoyo (como transcripciones a Braille), y asesoramiento a la Universidad.

En este curso, hay 230 estudiantes con discapacidad reconocida de más de un 33%, de los cuales 12 tienen una discapacidad visual y un número pendiente de confirmación de estudiantes con discapacidades no reconocidasmatriculados en titulaciones oficiales de grado, máster, doctorado y en el Centro Universitario de Lenguas Modernas de la Universidad de Zaragoza.

En años anteriores las cifras de estudiantes han variado desde los 269 del curso 2013/14 a 238 en el 2014/15 y 240 en el 2015/16, variaciones que han sido proporcionales a las dadas en el número de estudiantes sin discapacidad de la Universidad de Zaragoza. Los cdatos del campus coinciden con los datos aportados por la Fundación Universia, destacando que el porcentaje de estudiantes con discapacidad reconocida en las universidades españolas ha pasado del 1,1% del 2011/12 a 1,7% del 2015/16.

Etiquetas
Comentarios