Despliega el menú
Zaragoza

El Ayuntamiento actúa en el edificio del café Madrid por su mal estado

Ejecuta las obras de forma subsidiaria ante la dejadez de la propiedad y el riesgo de desprendimientos.

Obras de conservación en el edificio del antiguo café Madrid
Obras de conservación en el edificio del antiguo café Madrid
Heraldo.es

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido actuar en el edificio del antiguo café Madrid ante el mal estado de conservación que presenta y el riesgo para los ciudadanos por la caída de cascotes a la vía pública. El inmueble, ubicado en la confluencia de la avenida de Madrid con el paseo de María Agustín, sufre las consecuencias de años de abandono, lo que ha despertado las críticas vecinales y varios requerimientos de Urbanismo a la propiedad -en múltiples manos, entre ellas, el Banco Santander-, para que ponga cartas en el asunto.

El año pasado, una sentencia del TSJA denegó la ruina del edificio, tal y como solicitaban la mayoría de los propietarios, y obligaba a la ejecución de trabajos de mantenimiento y rehabilitación por valor de 2,8 millones. De no llevarse a cabo, el Ayuntamiento podía iniciar las obras de forma subsidiaria, como así ha hecho, para posteriormente cobrarles la factura, en cuyo caso las mejoras se limitarían a garantizar la seguridad de la zona, por lo que el coste se reduciría hasta los 400.000 euros.

El Consistorio ha perimetrado el inmueble con andamios y lonas, y va a actuar “tanto en la fachada y la cubierta como en el interior”, según fuentes de Urbanismo, que confirman que la ejecución subsidiaria de las obras se ha “acordado con la propiedad” para agilizarlas y evitar males mayores.

No en vano, en los últimos años se han sucedido las inundaciones, incendios, caída de cascotes y las intrusiones de personas ajenas en un inmueble en el que los vecinos también han detectado la presencia de ratas y suciedad.

El edificio se construyó en 1889 y es un valioso ejemplo la arquitectura del siglo XIX. Pero sus mejores años ya pasaron y el cierre del Café Madrid en 1997 agravó su situación de abandono. Entre los últimos 'supervivientes' de la finca se encuentra el popular restaurante Casa Emilio, contrario a su demolición.

El Ayuntamiento de Zaragoza redactó un informe en el que exigía a la propiedad reparaciones “urgentes” dadas las “graves deficiencias” que presenta. Los técnicos de Urbanismo visitaron el edificio para comprobar las denuncias vecinales y en su informe de evaluación, los inspectores determinaron que se “constatan dichos extremos”.

Etiquetas
Comentarios