Despliega el menú
Zaragoza

Tres antiguos silos de trigo saldrán a subasta en enero

Imagen actual del silo de Ejea de los Caballeros, ubicado en la calle de Joaquín Costa.
Tres antiguos silos de trigo saldrán a subasta en enero
Ana G.ª Cortés.

El Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) saca a subasta los silos de la comarca de Cinco Villas y de distintas localidades de la provincia de Zaragoza y Huesca. Estos edificios, que servían para almacenar el trigo, están sin uso desde hace más de 30 años.

Es difícil imaginarse un pueblo aragonés sin un inmueble de estas características. Durante décadas, estas infraestructuras sirvieron como un espacio de almacenaje. Pero, además, su función más importante era la de garantizar el precio a los agricultores y posibilitar la compra de la cosecha de trigo en su totalidad.

Tras años cerrados a cal y canto, este organismo dependiente del Ministerio de Agricultura ha iniciado los trámites para sacar a subasta los silos de Ejea de los Caballeros, Tauste y Luna, en la comarca de las Cinco Villas, así como los de Zuera y Used y los de los barrios zaragozanos de Santa Isabel y el de Casetas. En el listado aparecen también cinco edificios ubicados en la provincia oscense (Barbastro, Binéfar, Monzón, Selgua y Tardienta). De las 26 unidades de almacenamiento que salen a subasta, doce son aragonesas.Hasta el 9 de enero

La fecha límite de presentación de solicitudes será el próximo 9 de enero. Los silos que salen a venta podrían ser nuevos puntos de almacenaje para las cooperativas o transformarse en centros culturales y de creación. "El objetivo final de esta decisión de sacar a subasta los silos es darles una nueva utilidad y una nueva vida. Es una oportunidad tanto para los almacenistas o como para cooperativas", remarcó Eduardo Navarro, del sindicato agrario UAGA.

El procedimiento habitual para la venta pasa por la presentación de ofertas al alza en sobre cerrado. Estos edificios dejaron de utilizarse en 1986, tras la incorporación de España a la Comunidad Económica Europea, y por tanto a la Política Agraria Común. Cuando los edificios estaban en uso, tenían como fin posibilitar la compra de la cosecha de trigo a los agricultores, conservar una reserva nacional para garantizar el consumo y mantener los precios. Desde 1945 y hasta 1986, el sector funcionaba en régimen de monopolio estatal.

Etiquetas
Comentarios